Buscar

MUNDIARIO

Si eres fanático del rock ¿cuáles son las mejores canciones para escuchar en el coche?

Una de las mejores experiencias que hay es conducir mientras escuchas tus bandas favoritas. Cuáles son los himnos recomendados para disfrutar el paseo y mantenerte atento en la vía.

 

Si eres fanático del rock ¿cuáles son las mejores canciones para escuchar en el coche?
Un hombre manejando en una carretera en los Estados Unidos. / Pixabay
Un hombre manejando en una carretera en los Estados Unidos. / Pixabay

Firma

Rafael Adolfo Vásquez

Rafael Adolfo Vásquez

El autor, RAFAEL ADOLFO VÁSQUEZ, es periodista, creador de contenidos multimedia, editor audiovisual y Community Manager.

Manejar es uno de los grandes placeres de la vida pero cuando se une con la música, la experiencia se intensifica. Es por eso que MUNDIARIO te trae cuatro canciones del mundo del rock, que son altamente recomendadas para disfrutar tu viaje sin importar si el camino es corto o largo:

Fuel (Metallica): Cuando James Hetfield, Lars Ulrich y Kirk Hammett compusieron esta canción, quizás no imaginaron el impacto que tendría en la cultura de los Estados Unidos. Su traducción al español tiene por nombre Combustible y es una de las canciones favoritas del propio Hetfield. que en alguna oportunidad dijo que la letra tiene mucha relación a las adicciones que sufren los seres humanos, entre ellos la que él mismo sufrió con el alcohol.

Fuel es la primera pista del disco ReLoad de 1998 y además forma parte del concierto de Metallica con la orquesta sinfónica de San Francisco. Entre los años 2001 y 2004 fue utilizada por NASCAR para cubrir algunos de sus espectáculos públicos como en el Daytona International Speedway. También apareció en juegos de vídeo como Hot Wheels Turbo Racing y Test Drive Off-Road: Wide Open para Xbox y PlayStation 2 y Guitar Hero: Metallica para Xbox 360, PlayStation 2, PlayStation 3 y Wii, donde también se le aplicó censura al verso y en la película Rápido y Furioso.

Bohemian Rapsody (Queen):Fue publicada por primera vez en 1975 y desde entonces se transformó en un clásico no solo del mundo del rock sino en general de la música. La interpretación de Freddie Mercury es sencillamente fuera de este mundo y eso se lo transmite a quienes la escuchan. Se recuerda especialmente en la banda sonora de la película El Mundo según Wayne de Mike Myers de 1992.

Según contó en alguna oportunidad el propio Mercury, no estaba pensando ni en coches ni en ópera cuando comenzó a escribirla:"Estaba pensando en el fútbol cuando la escribí" y algunos conocedores de las intimidades del legendario cantante llegaron a comentar, que no solo pensaba en el fútbol sino específicamente en el Manchester United cuando se inspiró.

Para muchos fanáticos del rock, Bohemian Rapsody es la mezcla perfecta de intensidad, vocalización y rapidez que hace vibrar a cualquier, pero hay que tener cuidado, porque de tanta energía que se utiliza para disfrutarla se puede incurrir en imprudencias.

Born to be Wild (Steppenwolf): aunque se trata de un clásico del rock más relacionado con el mundo de las motocicletas y más específicamente de las Harley-Davidson, gracias a que pertenece a la banda sonora de Easy Rider de 1969 con Peter Fonda, Dennis Hopper y Jack Nicholson, este tema puede entrar sin ningún tipo de problemas para una lista de canciones incluso en un viaje de menos de un kilómetro de distancia porque es tan pegajozo, que puede ser escuchado una y otra vez.

Se dice que Nacido para ser Salvaje (su traducción al español), es la primera canción del género heavy metal y en el año 2008 la revista Rolling Stone la colocó como uno de los mejores temas del rock de todos los tiempos.

Eye of the Tiger (Survivor): Otra que quizás está sacada de contexto, al estar vinculada íntimamente con un film de boxeo que no es otro, que la historia escrita por Sylvester Stallone, para contar las aventuras y desgracias del Semental Italiano Rocky Balboa.

 

Ojo de Tigre estuvo durante seis semanas en el primer lugar de la lista Billboard Hot 100, ganó un premio Grammy y consiguió también una máxima distinción en los People's Choice Awards. El sencillo le permitió vender a Survivor, la nada despreciable cifra de 2 millones de copias en los Estados Unidos en 1982.  También dio el salto muchos años después al mundo de los vídeojuegos, en las entregas de Guitar Hero World Tour y Rock Band II. @mundiario