Buscar

MUNDIARIO

Consejos para conducir motos con lluvia

Si circular sobre dos ruedas siempre hace a los conductores más vulnerables, el agua de la lluvia y el asfalto mojado puede convertirlo en una experiencia peligrosa.

Consejos para conducir motos con lluvia
Moto bajo la lluvia. / Silas Baisch. / Unsplash
Moto bajo la lluvia. / Silas Baisch. / Unsplash

Firma

Guillermo Fernández

Guillermo Fernández

El autor, GUILLERMO FERNÁNDEZ, es colaborador de MUNDIARIO, donde escribe, preferentemente, sobre fútbol. @mundiario

El verano es el mejor momento para disfrutar de nuestro tiempo de ocio al aire libre con la familia y los amigos. También para aprovechar nuestros paseos en moto para conocer nuevos lugares con encanto. Pero debemos tener cuidado porque en estos desplazamientos estivales también nos puede caer un chubasco imprevisto. Una situación de riesgo sobre todo para los conductores con poca experiencia que tendrán que superar la situación. Lo mejor siempre es tener un seguro para nuestra moto que nos cubre ante cualquier incidencia.

Si circular sobre dos ruedas siempre hace a los conductores más vulnerables, el agua de la lluvia y el asfalto mojado puede convertirlo en una experiencia peligrosa. La falta de visibilidad, la menor visibilidad y el suelo deslizante pueden suponer un riesgo importante para cualquier conductor

Para los que quieren disfrutar de sus viajes en moto con tranquilidad, os vamos a dar unos prácticos consejos para conducir motos con lluvia. No obstante, recuerda que para sentirte protegido al 100% sobre dos ruedas necesitas estar cubierto por un seguro de moto que solucione todos los imprevistos en caso de percance.

Mantener la distancia de seguridad

Todos los conductores deben mantener siempre la distancia de seguridad, pero con lluvia es todavía más necesario. Con el suelo mojado se debe incluso doblar la distancia de seguridad. Si lo hacemos lograremos ganar tiempo para reaccionar con suficiente antelación y además no nos empapará el agua de las ruedas del coche que nos precede.

Cuidado con la lluvia

El agua reblandece la suciedad del suelo creando una capa grasienta muy resbaladiza que puede poner en apuros a los conductores más expertas. El agarre puede variar tanto cuando llueve mucho o cuando se trata de una lluvia fina.

Anticiparse a los demás

Los días de lluvia hay que mantener los cinco sentidos alerta. Nos tenemos que anticipar a los movimientos de los demás para evitar cualquier accidente. Por ejemplo, tenemos que observar si hay hojas mojadas que puedan resultar peligrosas en la calzada o tener cuidado con ese coche que puede cambiar de carril sin intermitente.

Ante todo, suavidad

Los días de lluvia debemos evitar los movimientos bruscos. Hay que tener en cuenta que el tráfico se ralentiza cuando llueve. En las trazadas hay que intentar inclinarse lo menos posible para que la zona de contacto del neumático con el suelo sea mayor. También debemos acelerar de forma suave y evitar acelerar bruscamente a la salida de los semáforos.

Cuidado con las frenadas y los giros

Uno de los grandes problemas en los días de lluvia son las frenadas y los giros bruscos. Hay que intentar no frenar nunca en mitad de una curva. La mejor es anticiparse al giro y aminorar la velocidad para no tener que frenar, ni cambiar la dirección cuando ya estemos dentro de la curva. Hay que tener en cuenta también que con la lluvia se pueden mojar en exceso los discos de freno y formar una capa líquida entre el disco y la pastilla, que actúa como lubricante. La capacidad de frenado se puede ver reducida ante una frenada brusca.

Precaución con el aquaplanning

Con la lluvia se pueden formar grandes charcos de agua en la calzada que pueden resultar peligrosos para los conductores de motos. También pueden inundarse las alcantarillas y aparecer riadas en los extremos. Lo mejor es afrontarlo con la moto vertical, sujetando fuerte el manillar y a una velocidad constante. Lo más importante es no asustarnos y no frenar. La pérdida del control de la rueda delantera de la moto o de ambas a la vez suele suponer en la mayoría de los casos una caída.

Utilizar ropa adecuada

Por último, en caso de lluvia os recomendamos llevar siempre unos pantalones impermeables y un chubasquero. También se pueden llevar monos de una pieza que son algo más incómodos a la hora de ponerlos y quitarlos rápidamente, pero resultan más eficaces contra la lluvia. Incluso debemos llevar unos guantes y un calzado adecuado para la lluvia. Además, es importante que estas prendas lleven tiras reflectantes para que nos vean con antelación en una tormenta.