Buscar

MUNDIARIO

Así son el Jaguar I-PACE y Audi e-tron, los coches que remontaron a Tesla

Estas dos marcas tradicionales han logrado quitarle el monopolio de los coches eléctricos en Noruega a la famosa fabricante californiana.

Así son el Jaguar I-PACE y Audi e-tron, los coches que remontaron a Tesla
Ejemplar del Jaguar I-PACE. / Twitter
Ejemplar del Jaguar I-PACE. / Twitter

Firma

Héctor Antonio Morales

Héctor Antonio Morales

El autor, HÉCTOR ANTONIO MORALES, es colaborador de MUNDIARIO. Se formó en la Universidad Rafael Landívar de Guatemala. @mundiario

Tesla dominaba a placer el mercado de los coches eléctricos en Noruega hasta el primer trimestre de este año, cuando la irrupción del Jaguar i-PACE y del Audi e-tron le arrebataron el control y lo relegaron a un tercer plano. Estos dos vehículos han aparecido de repente y el prestigio de sus marcas matrices los ha convertido en los preferidos de los noruegos, cuyo país es un paraíso para este tipo de coches. ¿Qué de especial tienen ambos que los haga lo suficientemente buenos para convencer a un país entero de dejar plantada a la que era su empresa favorita? A continuación, una síntesis con las características de estos dos coches emergentes.

Jaguar i-PACE

Este modelo es el primero de su especie para la fabricante británica. Se trata de un crossover eléctrico Premium, que desde su mera creación fue concebido como el competidor directo del lujoso Model X de Tesla. Cuenta con una potencia de 400 CV, una batería de 90 kWh de capacidad y su autonomía llega hasta los 480 kilómetros de acuerdo al ciclo WLTP. Su precio inicial es de 79.100 euros.

El coche mide 4,67 metros de longitud. Cuenta con detalles muy futuristas en su diseño. Sus neumáticos son de 22 pulgadas de diámetro. Otra de sus grandes novedades es su rendimiento aerodinámico, pues su coeficiente de penetración es de nada más 0,29, algo de lujo para un coche de su tipo.

Su diseño interior es otra de sus grandes cualidades, pues no necesita un capó tan largo gracias a sus características intrínsecas. Así, su habitáculo es mucho más grande que el de su hermano de combustible tradicional, el F-PACE. El I-PACE cuenta con espacio para cinco ocupantes y un maletero de hasta 656 litros de volumen. Imitando a sus similares de Range Rover, este vehículo tiene dos pantallas táctiles en alta resolución en su consola central, las cuales se encargan del sistema de infotainment y de la climatización interna. Eso sí, su instrumentación, pese a ser totalmente digital, no es tan configurable como la de sus competidores.

Como sea, su digitalización le convierte también en un centro de entretenimiento móvil. Su sistema infotainmente InTouch Pro permite a los pasajeros disfrutar de conexión 4G de alta velocidad, mediante la cual también se actualiza el software interno del coche. Rematando todo, el coche obedece a los comandos de voz de Alexa, la asistente digital de Amazon.

Audi e-tron

Esta SUV es un vehículo 100% eléctrico, también el primero de su especie. Tiene espacio para cinco pasajeros. Su batería cuenta con una potencia de hasta 600 CV y una autonomía de 400 kilómetros, menos que la del I-PACE, que es su competidor al igual que Model X de Tesla, la matriarca de este sector a nivel mundial. Su precio inicial es de 82.400 euros para España.

Este coche tiene un sistema de tracción total basado en dos motores eléctricos, uno por eje, una batería de iones de litio y un diseño nuevo, 95 kWh de capacidad y refrigerada por anticongelante. Su peso absoluto es de 715 kilos. Este coche es compatible con recarga rápida de hasta 150 kW, con lo que se carga hasta en un 80% en apenas 30 minutos.

En condiciones ideales, los dos motores del e-tron alcanzan una potencia combinada de 265 kW/360 CV, con lo que es capaz de llegar de 0 a 100 kilómetros por hora en apenas 6,6 segundos gracias a 561 Nm de par motor, explica el sitio especializado Diario Motor. No obstante, cuenta con una modalidad llamada boost, con la que es capaz de entregar hasta 408 CV en 8 segundos. Eso significa que en 5,7 segundos pasa de 0 a 100 kilómetros por hora. Su velocidad electrónica alcanza un máximo de 200 km/h.

Este coche tiene pilotos traseros OLED, los cuales rodean el vehículo desde sus laterales. Su diseño es bastante parecido al del A7. Su calandra es lo más visible del frontal, de grandes dimensiones y lamas ocluidas, todo con tal de obtener un mejor rendimiento aerodinámico. Sus ópticas delanteras, entretanto, son una combinación entre LED y OLED. Su longitud es de 4,9 metros.

Su interior es también un calco de otros coches de la fabricante alemana, como el A6 o Q8.Tiene instrumentación digital con una pantalla de 12,3 pulgadas y una consola central con pantalla de infotainment y una pantalla inferior para la climatización. No tiene apenas botones físicos. Su maletero puede recoger hasta 660 litros de volumen, 230 menos que un Q7. Bajo el capó delantero, eso sí, hay otro maletero que puede almacenar 60 litros.

Pero probablemente la innovación más temeraria de la marca fue haberse desecho de los espejos retrovisores tradicionales. El coche tiene unos retrovisores exteriores opcionales, con pantallas OLED interiores de 7 pulgadas, con lo cual se disminuye la resistencia aerodinámica. Eso sí, no es la primera marca que lo usa, pues la práctica la inició la japonesa Lexus en su Lexus ES. @mundiario