Buscar

MUNDIARIO

Venezuela vive una decadencia total en el sector automotor y de transporte

Entre los años cincuenta y noventa, la nación sudamericana vivió una situación económica boyante que le permitió tener los mejores coches del momento en la región y un sistema de transporte de primera categoría, pero ahora, las cosas han cambiado.
Venezuela vive una decadencia total en el sector automotor y de transporte
Coche antiguo referencial. / Pixabay
Coche antiguo referencial. / Pixabay

Firma

Redacción

Redacción

Análisis de la Redacción de MUNDIARIO. Síguenos en Twitter @mundiario

Para nadie es un secreto que Venezuela está viviendo la peor crisis de su historia moderna. Los problemas han afectado todas las estructuras de un país rico en materias primas, pero que está sumido en un desastre económico que se ha llevado por delante cualquier recuerdo del pasado cuando era una nación vanguardista.

Una de las esferas del día a día que se ha visto afectada por la situación actual, es la del sector automotriz. Aquellas personas que tengan la oportunidad de transitar por algunas de las principales ciudades venezolanas podrá constatar esta afirmación. Prácticamente no existen concesionarios con coches nuevos del año, lo que sobra son lugares donde los vehículos de segunda mano valen tanto o más que uno recién salido de la fábrica.

Para que se hagan unn idea del inconveniente, ya para el 2016 advertían de que el parque automotor de Venezuela envejeció un 50%, como lo explicó en su momento Panorama que describía como "imposible" la tarea de adquirir un coche nuevo. La Cámara de Fabricantes de Venezuela (Favenpa) señaló que el gran año de la industria automotriz fue en 2007, pero que desde ahí hasta ahora se está viviendo "una de las peores etapas en más de 50 años".

Casi cuatro años después la situación ha empeorado y no solo en lo se refiere a los coches de uso personal. El transporte público también sufre las penas por la caída libre de la economía y la falta de alternativas que puedan ser implementadas, desde las autoridades conjuntamente con las empresas privadas.

Un gran porcentaje de venezolanos se traslada en unidades poco aptas para el uso público, que a medida que han pasado los años, siguen tomando protagonismo en especial en localidades donde el transporte masivo no existe, y aunque los ciudadanos de Caracas, Valencia, Los Teques tiene el sistema Metro tampoco escapan del uso de "las perrereras" porque también el Metro se ha visto golpeado por la falta de mantenimiento de los trenes, que provocan que cada día existan menos unidades operativas.

NTN24 afirma que de 40 trenes solo están en funcionamiento 15 en el Metro de Caracas y lo que antes era una solución, ahora se convirtió en una auténtica pesadilla. Hacinamiento, mal funcionamiento de las unidades, esperas interminables forman parte de la cotidianidad.

Otras ciudades como Maracaibo, Barquisimeto, Maracay o Mérida disponen de otras sistemas de transporte masivo pero a menor escala de los ubicados en la ciudad capitalina venezolana, pero también han visto como sus recursos son cada vez más limitados.

Lo que en algún momento fue un país avanzado ahora se asemeja a las fotos de Cuba o de los Estados del telón de acero en plena guerra fría. @mundiario