Villas del libro y turismo económico cultural

Libros / RR SS
Libros / RR SS

Las Villas del Libro suelen ser pequeños pueblos con un valor histórico que contienen más de una docena de librerías con actividades literarias, como Urueña en Valladolid.

Villas del libro y turismo económico cultural

Las llamadas Villas del Libro forman una organización internacional The International Organisation of Books Towns, y tienen que cumplir una serie de características: una inserción en un medio rural, que permita e incentive un turismo y desarrollo cultural, que sea el libro como  motor de ese substrato económico y turístico, si es posible que el medio natural y ambiental, sea una fuente o valor a tener en cuenta, que el pueblo-aldea-villa tenga connotaciones rurales o históricas, es decir, no haya sido destruido dicho paisaje urbano derivado de siglos.

Se considera la pionera la villa del libro de Hay-on-Wye, en Reino Unido, ya que Richard Booth abrió una librería de segunda mano en 1961, siendo la base de la iniciativa del festival cultural denominada Hay Festival, extendida por diversas partes del mundo.

Entre las Villas del Libro o Book Towns estarían Urueña en Valladolid, Bellprat en Barcelona, el pueblo de Redu, Bélgica, Montolieu en Francia, Stillwater en Minnesota, Sidney en Canadá, Brownville en Nebraska, Clunes en Australia, Bécherel en Francia, Sysmä en Finlandia, Ascona en Suiza, etcétera.

Análisis y características

Toda tecnología innovadora y nueva, por lo general, si se impone socialmente, sean por valores económicos, sociales, culturales, técnicos, pueden suceder tres realidades-modelos, las tecnologías-técnicas anteriores, quedan superadas, y en consecuencia, no se utilizan o lo hacen microminoritariamente, o se llega a una especie de acuerdo o consenso, en el cual, la nueva tecnología sigue existiendo y, quizás, predominando, pero sin acabar con la antigua o antiguas.

Esto puede parecer muy abstracto, pero es la manera de un concepto sea aplicable a multitud de realidades, es decir, la tecnología de la luz eléctrica terminó con los sistemas de alumbrado anteriores, por ejemplo, las farolas de gas en la calle, y ésta tecnología terminó con la anterior de antorchas, sea su material aceites de diversas substancias. Otras, por el contrario, aunque se impongan, el mechero de mano, en todas sus formas, no han terminado con el método de las cerillas, que aunque minoritario se sigue utilizando en distintas funciones.

¿Qué es lo que está sucediendo con el libro de papel? ¿Después de una evolución de milenios, diríamos desde las tabillas de arcilla mesopotámicas, pasando por el papiro, el pergamino, el papel, del rollo al códice podríamos indicar, y en este último caso, en sus distintas evoluciones, escritos individualmente a mano, realizados-grabados por planchas de madera en el sistema oriental, o por los diversos sistemas de impresión desde Gutemberg…? Ocurre, una tercera realidad-posibilidad, que una tecnología que se puede imponer masivamente o no, existe un periodo diríamos de lucha donde conviven, en mayor o menor grado, las dos tecnologías, la anterior masivamente aplicada durante décadas o generaciones o siglos, y la nueva, que está triunfando.

Creo que esto es lo que está ocurriendo con el sistema libro, estamos en una partida a medias de ajedrez cultural-económico, por un lado los “sistemas informáticos y teleinformáticas aplicados a la información y al libro, están triunfando masivamente”, pero el formato del libro en papel, producto que ha tenido una evolución de siglos, aplicándosele en el intermedio, docenas de cambios tecnológicos y económicos e industriales están en progresión-evolución-desarrollo, no ha  muerto. Es más, se aplican las dos tecnologías de información al mismo tiempo, y, también sistemas diríamos intermedios, “libros digitales en formato material, ejemplo, los DVD”.

Un país donde el turismo tiene una importancia esencial

Ibería-Celtibería-Hispania-España, al ser un territorio donde el turismo tiene una importancia económica esencial, debe pensar-repensar, diríamos todas las fuentes de turismo posible, que sean legales y morales, y, también esta realidad cultural y turística y de ocio y económica, o dicho de otro modo, cada comunidad debe plantearse si alguna de sus villas-aldeas-pueblos pequeños, podrían conformarse a la categoría de villa del libro, e intentar este experimento.

O dicho de otro modo, quizás villas cercanas, relativamente, a los grandes focos de turismo nacional e internacional que disponemos o, a las grandes metrópolis, podrían intentar empezar este sector de la cultura y del turismo-economía, incentivando no solo el libro, sino también los valores paisajísticos y gastronómicos y ambientales y rurales e históricos, de esa aldea y comarca…

¡Aquí, dejo el guante, supongo que un guante difícil de recoger, en tiempos de la epidemia mundial de este virus, en tiempos de crisis económica y social y cultural y moral y espiritual de nuestra sociedad, en tiempos, que nadie sabe, si al final, triunfará, en esta batalla del libro-información de papel y, o del libro-digital e informático cual será el predominante…! @mundiario

Villas del libro y turismo económico cultural
Comentarios