Hastío, un libro para imaginar

Ejemplares de Hastío.
Ejemplares de Hastío.

Editado por Arriarán 2015, ofrece una buena calidad en la terminación del libro y para estas vacaciones, es una buena opción.

Hastío, un libro para imaginar

El título casi lo dice todo, pero no es realidad, sino un aumento de múltiples anécdotas vividas, contadas o en otros casos imaginadas, de un comercial. Puede ser la historia o anécdotas de un comercial cualquiera, aunque desde luego no soportaría ni la presión, ni el trabajo, en la vida real.

Es un libro realizado para frenar el ritmo de vida que se lleva desde hace años, con momentos más intensos que otros y donde la imaginación del lector, probablemente aumentará cada episodio. Y en su escritura, personalmente hablando, ocurrió lo mismo, ya que fue una época difícil comercialmente hablando, de malas decisiones, en el negocio que desembocó en un nuevo comienzo.

El relato novelado trata sobre la historia de un comercial, quien, en su trabajo, bastante insoportable, por su forma de ser y las horas que dedica, llega a sentir lo que es el hastío en la vida, ve que a su alrededor tiene siempre situaciones muy monótonas y no tiene prácticamente relaciones sociales, siempre trabajando, saliendo de casa a cualquier hora, muy temprano por la mañana llegando por la noche, sin una vida en pareja, se le hace muy, muy complicado mantenerla cuando la tiene.

Una historia interesante y entretenida, curiosa y detalles particulares y alguno simpático. Para el lector es animado en la lectura y mantiene la situación y en momentos el cansancio e impotencia, con el protagonista viajando por una buena parte de España, donde se van relatando en lugares particulares, que por alguna causa me llamaron la atención, o con el recuerdo que de manera personal quedó en mi retina.

La idea original fue hacer un relato lento, algo tedioso y que al lector le produjera ese tipo de sentimientos, pero que con el tiempo fue modificando la idea, hasta el final que creo haber logrado algo de tensión, dejando abierta la opción que el leyente se haya imaginado a lo largo de la lectura.

Qué duda cabe que cuando alguien escribe lo desea es que se le lea y si es posible, gustar. Y esto el día de la primera presentación del libro en el Teatro de la Once, en Málaga, a quien agradezco de nuevo su detalle, fue todo un éxito, gracias dos personas en especial a Jesús Muñoz Cabeza, un gran artista y mejor persona, quien se brindó a montarlo todo con un especial sentido del arte, dando un tique flamenco a la presentación con el toque de guitarra tan personal, que él tiene y uno de los grupos de baile, que nos amenizaron la tarde, que trajo a Antonio Beltrán Lucena, escritor, presentador y artista del flamenco, que dio un toque fabuloso e imaginativo, a quienes vinieron y llenaron el teatro. Y la segunda persona, alguien que echo mucho de menos Jesús del Prado, que fue quien me presentó a Jesús Cabeza y que ya, por desgracia, no se encuentra entre nosotros.

Como pueden ver un simple libro, mueve no sólo la economía en mayor o menor medida, que es lo de menos, sino muchos sentimientos, emociones e intangibles que merecen la pena, porque es lo que finalmente nos queda. @mundiario

Hastío, un libro para imaginar
Comentarios