La UE advierte a Georgia de que congelará su adhesión si no retira la ley rusa

Protestas proeuropeas en Georgia. / RR.SS
Protestas proeuropeas en Georgia. / RR.SS
La presidenta del país caucásico, férrea opositora de la norma, ha anunciado una coalición para derrotar en las elecciones de octubre al partido en el poder, Sueño Georgiano.
La UE advierte a Georgia de que congelará su adhesión si no retira la ley rusa

En medio de crecientes tensiones políticas, Georgia se encuentra en el centro de una controversia internacional tras la aprobación de una Ley de Transparencia sobre Influencia Extranjera, una regulación que ha desencadenado fuertes críticas y preocupaciones por parte de la Unión Europea (UE). Esta norma, comparada con la 'ley de agentes extranjeros' utilizada en Rusia para restringir la oposición, ha provocado un distanciamiento entre Georgia y la UE, con Bruselas instando al gobierno georgiano a retirar la regulación bajo amenaza de congelar la oferta de membresía.

Las movilizaciones ciudadanas contra la ley, que fueron duramente reprimidas, continúan en todo el país. La presidenta pro-occidental, Salomé Zurabishvili, anunció la formación de una coalición opositora unida para tratar de derrotar al Gobierno prorruso. En sus palabras, expresó la necesidad de movilizarse para las elecciones con el objetivo de llevar a Georgia por el camino europeo.

El alto representante para Política Exterior de la UE, Josep Borrell, y el comisario de Ampliación, Oliver Varhelyi, expresaron su preocupación en un comunicado, destacando que la adopción de esta ley impacta negativamente el progreso de Georgia hacia la UE. Afirmaron que las acciones futuras de Georgia determinarán su relación con la UE y advirtieron sobre el impacto negativo en la sociedad civil y la libertad de expresión.

La ley georgiana, similar a la legislación rusa, implica que cualquier asociación o proyecto que reciba más del 20% de su financiación del exterior debe registrarse como "agente de los intereses de una potencia extranjera". Este registro está sujeto a inspecciones periódicas del Ministerio de Justicia, lo que ha generado preocupaciones sobre el efecto adverso en proyectos y organizaciones, especialmente aquellas relacionadas con derechos humanos y monitorización de elecciones.

Tensión con Occidente

La aprobación de la ley ha generado preocupaciones no solo dentro de Georgia, sino también en la comunidad internacional. Según Hans Gutbrod, profesor de la Universidad Pública de Ilia en Tiflis, la ley tiene el potencial de afectar a ONG y medios de comunicación, poniendo en peligro la diversidad y la libertad en el país.

Además, el Departamento de Estado de EE UU ha expresado su inquietud, con el enviado James O'Brien advirtiendo que las ayudas financieras a Georgia podrían estar en peligro debido a la nueva legislación. Este escenario ha intensificado las tensiones políticas en el país y ha llevado a un aumento de la movilización de la oposición contra el Gobierno.

El enfrentamiento político en Georgia refleja una dinámica compleja entre las aspiraciones proeuropeas del país y las influencias regionales. Con el conflicto en Ucrania y las operaciones de influencia de Rusia en aumento, la aprobación de la ley de agentes extranjeros ha elevado las preocupaciones sobre el rumbo político de Georgia y su relación con la UE y Occidente en general.

En el contexto de las próximas elecciones legislativas en octubre, donde el partido gobernante busca mantener su poder, la oposición se ha unido para resistir las políticas autoritarias. La presidenta Zurabishvili, respaldada por la oposición, ha adoptado una posición firme contra la ley, mostrando una división interna que refleja la complejidad política en Georgia en medio de las presiones regionales y globales. @mundiario

Comentarios