Ucrania arma y apoya a la oposición rusa para desestabilizar a Putin

Vladímir Putin, presidente de Rusia. / RR SS.
Vladímir Putin, presidente de Rusia. / RR SS.
Los representantes de diversos sectores opositores se reunieron los días 22 y 23 de mayo para establecer una nueva plataforma política unitaria apoyados por Kiev.
Ucrania arma y apoya a la oposición rusa para desestabilizar a Putin

En una ubicación secreta en las afueras de Lviv, en el oeste de Ucrania, se llevó a cabo una conferencia significativa esta semana. Representantes de diversos sectores de la oposición rusa se reunieron los días 22 y 23 de mayo para establecer una nueva plataforma política unitaria.

Organizada por el Foro de la Oposición Rusa en apoyo a Ucrania, esta estructura tiene dos objetivos principales: recuperar todo el territorio perdido por Ucrania desde 2014 y poner fin a la amenaza de guerra mediante la caída del presidente ruso, Vladímir Putin, ya sea a través de una revolución pacífica o violenta.

Ucrania busca desestabilizar a Rusia alentando y armando a la oposición contra Putin. Iliá Ponomarev, una figura prominente del Congreso de Diputados del Pueblo (CDP), destacó en una entrevista con el diario El País la importancia del apoyo ucraniano. “Necesitamos un Gobierno que nos dé apoyo, y ese es el ucranio”, afirmó Ponomarev. Un enviado del presidente, Volodímir Zelenski, estuvo presente en la reunión del Foro, mostrando el respaldo oficial de Ucrania a esta iniciativa.

En la red de grupos anti-Putin vinculados a Ucrania se encuentra el Consejo Cívico, con sede en Varsovia, que organiza a voluntarios rusos que desean luchar por Ucrania. Entre estos grupos paramilitares están el Cuerpo de Voluntarios Rusos, el Batallón Siberiano y la Legión Libertad de Rusia. Esta última, seguidora de la ideología liberal del fallecido opositor ruso Alexéi Navalni, participó en el Foro de Lviv. La unidad tiene como objetivo descentralizar el poder en Rusia y defender el derecho a la autodeterminación de las minorías étnicas del país.

Durante la conferencia, Zelenski hizo un llamamiento a la comunidad internacional para aumentar el apoyo en defensa aérea, subrayando que “no hay nación que por sí sola pueda detener esta guerra, sin ayuda”. Enfatizó la necesidad de un compromiso global para enfrentar la agresión rusa y destacó la urgencia de un cambio de régimen en Rusia como única solución a largo plazo para la paz en la región.

Garri Kaspárov y Mijaíl Jodorkovski, destacados opositores rusos en el exilio, participaron en el Foro por videoconferencia. Aunque no firmaron el manifiesto del Foro, Ponomarev confía en que Kaspárov lo hará pronto. La resolución de Lviv subraya que todos los territorios anexionados ilegalmente por Rusia, incluida Crimea, deben ser devueltos a Ucrania y que es crucial apoyar a los grupos de partisanos que luchan contra el régimen de Putin.

Mark Feigin, abogado de las activistas Pussy Riot, leyó el manifiesto del Foro y reveló planes para establecer un Centro de la Oposición Rusa en Kiev. Según Feigin, Ucrania ofrece mejores condiciones para el exilio ruso en comparación con ciudades como París, Berlín o Washington, debido a su proximidad cultural y lingüística y su actual conflicto con Rusia.

Entrevistados en abril, miembros del Batallón Siberiano criticaron a Jodorkovski y Navalni por sus enfoques menos radicales. Vitali Skoibeda, del CDP, afirmó que la situación actual requiere una respuesta armada. “Ahora no hay otra manera de combatir a Putin que las armas”, comentó. Esta opinión refleja un consenso entre los grupos opositores apoyados por Kiev, que ven la violencia como la única respuesta efectiva a la represión rusa.

Ponomarev comparó su situación con la del líder opositor venezolano Juan Guaidó, buscando reconocimiento internacional como representante legítimo de Rusia en el exterior. La solicitud incluye la gestión de activos rusos congelados en Europa y América del Norte, valorados en más de 270.000 millones de euros, para apoyar la defensa de Ucrania. Aunque este reconocimiento puede parecer ambicioso, Ponomarev está convencido de que es una estrategia viable para presionar al régimen de Putin.

La conferencia en Lviv marca un paso importante en los esfuerzos de Ucrania para fomentar la resistencia interna en Rusia y debilitar el régimen de Putin. Con el apoyo ucraniano y la creciente organización de la oposición rusa, el conflicto podría entrar en una nueva fase con implicaciones significativas para la estabilidad de la región y el futuro del liderazgo ruso. @mundiario

Comentarios