Tusk logra una victoria muy ajustada ante los ultras en Polonia

Donald Tusk, primer ministro de Polonia. / RR.SS
Donald Tusk, primer ministro de Polonia. / RR.SS
La Coalición Cívica del primer ministro polaco, de centroderecha liberal, ha dado un sorpasso por primera vez en una década a Ley y Justicia, aunque los separe un escaño de distancia.
Tusk logra una victoria muy ajustada ante los ultras en Polonia

El primer ministro polaco, Donald Tusk, continúa consolidándose como un ejemplo para Europa tras lograr, en las elecciones de octubre, desplazar a los ultraconservadores de Ley y Justicia (PiS) del Gobierno, a pesar de que fueron la lista más votada. Este domingo, en las elecciones europeas, la Coalición Cívica (KO), liderada por Tusk, logró nuevamente superar a PiS por un margen estrecho: con un 37,1 % de los votos y 21 escaños, adelantó a los ultras, que obtuvieron un 36,1 % y 20 escaños. Esta diferencia, aunque mínima, supone la primera vez en una década que la coalición liberal se posiciona por delante.

Tras conocer los resultados preliminares, que inicialmente mostraban una diferencia aún mayor, Tusk declaró eufórico que Polonia se está convirtiendo en el “nuevo líder de la UE”. En sus declaraciones, subrayó que los partidos de gobierno de Alemania y Francia tienen motivos para preocuparse debido al crecimiento de los partidos ultra en estos países. “Hemos demostrado que somos una luz de esperanza para Europa”, afirmó Tusk, celebrando los esfuerzos de su administración desde octubre pasado.

La estrategia de Tusk de movilizar a su electorado hasta el último momento resultó efectiva. Sin embargo, la extrema derecha, representada por Confederación, se consolidó como la tercera fuerza política con un 12 % de los votos y seis eurodiputados de los 53 disponibles para Polonia. Sumando a PiS y Confederación, los partidos ultras obtuvieron el apoyo de más del 48 % del electorado polaco.

La Coalición Cívica de Tusk logró 21 escaños, 10 más que en 2019, mientras que PiS perdió siete de los 27 eurodipuatdos que tenía. A pesar de la ajustada mayoría, el bloque liberal de KO y sus socios de gobierno mantuvieron una ligera ventaja con un 50,3 % de los votos. La Tercera Vía, coalición de conservadores y democristianos, obtuvo un 6,9 % y tres escaños, y la Nueva Izquierda, un 6,3 % y también tres eurodiputados.

Polarización y estrategias

La campaña electoral en Polonia estuvo marcada por una fuerte polarización, con discursos centrados en el temor a la amenaza rusa. El equipo de Tusk advirtió sobre la posibilidad de que el Kremlin extendiera su agresión más allá de Ucrania, potencialmente afectando a Polonia, y alertó sobre la capacidad de Moscú para desestabilizar las democracias occidentales a través de partidos ultra conservadores como PiS. Un escándalo de corrupción relacionado con el antiguo gobierno de PiS también impulsó el voto liberal.

Los polacos muestran signos de fatiga electoral. En octubre pasado, la participación alcanzó casi el 75 %, en elecciones presentadas como una disyuntiva entre democracia y la soberanía. Sin embargo, en las elecciones europeas de este domingo, la participación cayó al 40,6 %, en comparación con el 45,6 % de 2019, cuando PiS presentó los comicios como cruciales para defender la posición polaca en Bruselas.

Con los resultados de este domingo, PiS pierde fuerza en Bruselas, donde ha sido conocido por su postura populista, euroescéptica y favorable a los Estados nación. Durante la última legislatura, PiS fue la principal delegación del grupo de los Conservadores y Reformistas Europeos (ECR), que incluye a partidos como Vox y Hermanos de Italia. La postura anti-Rusia de PiS lo distanció de otros líderes de extrema derecha europea, pero tras perder el Gobierno en octubre, se mostró más flexible y dispuesto a colaborar con figuras como Viktor Orbán, estrecho aliado de Vladimir Putin.

Después de ocho años en el poder y de llevar al país al borde de la ruptura con la UE, PiS no logró mantener la mayoría necesaria para gobernar en octubre, aunque sigue siendo una fuerza significativa en la política polaca. La coalición liberal liderada por Tusk enfrenta ahora el reto de avanzar con las reformas prometidas para restaurar la salud democrática del país.

Donald Tusk, expresidente del Consejo Europeo y del Partido Popular Europeo, tiene una trayectoria marcada por su compromiso europeísta. A pesar de su reticencia a ciertas reformas de la UE, Tusk ha sido recibido con los brazos abiertos en Bruselas. La victoria de este domingo, aunque ajustada, refuerza su posición y la de Polonia como un bastión contra la ultraderecha en Europa. "Confirmamos que la democracia, la honradez y el desinterés son importantes", dijo Tusk ante sus seguidores, subrayando la importancia de sus logros recientes. @mundaiario

Comentarios