La esposa de Vladimir Kara-Murza advierte de que el opositor ruso podría morir

El opositor ruso Vladimir Kara-Murza. / RR.SS.
El opositor ruso Vladimir Kara-Murza. / RR.SS.
Su mujer denunció que el Kremlin le negó su tratamiento médico para combatir la polineuropatía, por lo que teme que estén esperando que el prisionero simplemente colapse en su celda.
La esposa de Vladimir Kara-Murza advierte de que el opositor ruso podría morir

Eugenia, esposa del opositor ruso-británico Vladimir Kara-Murza, quien enfrenta una sentencia de 25 años de prisión por diversos cargos, expresó su preocupación el jueves, advirtiendo que el Kremlin podría estar buscando su muerte en prisión, de manera similar a lo sucedido con el activista Alexei Navalni en febrero pasado.

En una entrevista con el medio británico The Guardian, Eugenia Kara-Murza señaló que la falta de atención médica para combatir la polineuropatía de su marido sugiere que el Kremlin espera que colapse en algún momento. La situación de salud de Kara-Murza es alarmante, habiendo perdido 25 kilos desde su encarcelamiento y pasando los últimos seis meses en aislamiento en una pequeña celda.

"Como no recibe ayuda médica para combatir la polineuropatía, creo que el Kremlin espera que algún día simplemente colapse”, advirtió Eugenia.

El ministro de Exteriores del Reino Unido, David Cameron, se unió a las críticas por la detención injustificada de Kara-Murza, denunciando el cruel desprecio de Rusia por su salud deteriorada y el trato inhumano que está recibiendo en prisión.

El caso de Kara-Murza es uno de los ejemplos más recientes de la persecución llevada a cabo por el presidente Vladimir Putin contra aquellos que se oponen a su régimen. El opositor fue detenido en abril de 2022 y condenado a 25 años tras las rejas por cargos que incluyen alta traición y difusión de información falsa sobre el Ejército.

Este caso es comparado frecuentemente con el de Alexei Navalni, otro prominente crítico del gobierno ruso, quien también fue víctima de un intento de envenenamiento y murió en prisión en circunstancias sospechosas en febrero pasado.

El traslado de Navalni a una cárcel en el Círculo Polar Ártico, seguido de su muerte, ha generado preocupaciones sobre las condiciones inhumanas en las que son mantenidos los opositores en prisión en Rusia y ha levantado dudas sobre la verdadera causa de su fallecimiento.

La comunidad internacional ha condenado enérgicamente estos casos y ha instado a Rusia a respetar los derechos humanos y liberar a los prisioneros políticos. Sin embargo, hasta ahora, las autoridades rusas han hecho caso omiso a estas peticiones, lo que aumenta la preocupación por la seguridad y el bienestar de los disidentes en el país. @mundiario

Comentarios