Los migrantes en América Latina estimulan el desarrollo económico

Migrantes llegan a un centro de acogida temporal en Panamá tras cruzar la selva del Darién. / OIM.
Migrantes llegan a un centro de acogida temporal en Panamá tras cruzar la selva del Darién. / OIM.
Dos estudios revelan cómo cubren importantes lagunas en los mercados laborales locales e impulsan la demanda de bienes y servicios, lo que puede aumentar los ingresos fiscales y favorecer el crecimiento económico.
Los migrantes en América Latina estimulan el desarrollo económico

Dos estudios publicados recientemente por varios organismos internacionales, incluida la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR), arrojan luz sobre el potencial económico de los desplazados en América Latina y el Caribe. Según estos informes, los refugiados y migrantes pueden llenar vacíos importantes en los mercados laborales locales, impulsando la demanda de bienes y servicios y contribuyendo así al crecimiento económico de los países receptores.

Sin embargo, a pesar de su potencial, estos desplazados frecuentemente se encuentran en situaciones vulnerables, con trabajos informales y salarios limitados, a pesar de su alta calificación educativa. Un informe elaborado por el Banco Mundial y ACNUR, titulado Venezolanos en Chile, Colombia, Ecuador y Perú - Una oportunidad de desarrollo, destaca que aunque los venezolanos muestran niveles educativos más altos que la población local en los países de acogida, a menudo se ven obligados a realizar trabajos por debajo de su nivel de calificación debido a la falta de reconocimiento de sus títulos académicos.

Por su parte, el informe Integración socioeconómica de las poblaciones desplazadas por la fuerza en América Latina y el Caribe, elaborado por el Banco Interamericano de Desarrollo, la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos y ACNUR, resalta las dificultades que enfrentan los jóvenes desplazados para continuar su educación y encontrar empleo en comparación con los nativos.

Inclusión sistemática

Ambos informes subrayan cómo la xenofobia y la discriminación pueden obstaculizar la integración socioeconómica de los refugiados y migrantes, lo que subraya la importancia de políticas que fomenten la cohesión social y eviten la exclusión.

ACNUR destaca la importancia de una inclusión más sistemática de los refugiados y migrantes en los datos oficiales para informar y mejorar las políticas públicas. Según estimaciones de la agencia, había 22,1 millones de desplazados en las Américas a mediados de 2023, y el flujo de desplazados ha ido en aumento debido a la persistencia de la violencia, la inseguridad y otras violaciones de los derechos humanos en la región.

En términos económicos, se estima que el crecimiento del PIB en los países receptores de América Latina y el Caribe aumentará en una media de entre 0,10 y 0,25 puntos porcentuales al año entre 2017 y 2030, gracias en parte a la contribución de los desplazados en estos países. @mundiario

Comentarios