Más de dos millones de palestinos pasan hambre en distinto grado

En Deir Al Balah (Gaza), unas familias esperan para recibir alimentos. / UNRWA.
En Deir Al Balah (Gaza), unas familias esperan para recibir alimentos. / UNRWA.
La agencia de alimentación de la ONU estima que la totalidad de la población está en situación de crisis alimentaria, con un 50% de gazatíes en situación de emergencia y uno de cada cuatro hogares en situación de hambruna.
Más de dos millones de palestinos pasan hambre en distinto grado

En una sesión en el Consejo de Seguridad este martes, las agencias humanitarias de la ONU informaron que toda la población de la Franja de Gaza pasa hambre en distinto grado.

Según Maurizio Martina, director general adjunto de la Organización para la Agricultura y la Alimentación (FAO), aproximadamente 2,2 millones de personas se encuentran en una situación de crisis alimentaria o peor, marcando un hito alarmante en la historia de la clasificación del hambre. Este nivel de inseguridad alimentaria es el más alto registrado hasta la fecha.

Martina también advirtió que la situación podría empeorar aún más, con alrededor del 50% de la población en una situación de emergencia y un cuarto de los hogares enfrentando condiciones catastróficas o similares a la hambruna. La devastación de la producción de alimentos y la agricultura debido a operaciones militares, inseguridad y restricciones severas ha contribuido significativamente a esta crisis.

Ramesh Rajasingham, funcionario de la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA), agregó que la desnutrición aguda y la emaciación afectan a uno de cada seis niños menores de dos años en el norte de Gaza. La infraestructura hídrica dañada y la interrupción del suministro eléctrico y de combustible han agravado aún más la situación, afectando el acceso al agua, esencial para la producción de alimentos y la prevención de enfermedades.

Crisis humanitaria

La suspensión de la financiación a la UNRWA ha debilitado la capacidad de respuesta humanitaria en la región, mientras que la entrega de ayuda continúa siendo obstaculizada por cierres de pasos fronterizos y restricciones de acceso.

Carl Skau, director ejecutivo adjunto del Programa Mundial de Alimentos (PMA), hizo hincapié en la necesidad urgente de acción para evitar una hambruna inminente en el norte de Gaza. Instó a todas las partes a cumplir con sus responsabilidades y tomar medidas concretas para abordar esta crisis humanitaria.

Las agencias de la ONU presentaron al Consejo de Seguridad una serie de recomendaciones, incluida la garantía del respeto al derecho internacional humanitario, la reanudación del suministro de alimentos esenciales y la facilitación de un mayor acceso humanitario a la región. @mundiario

Comentarios