López Obrador promete impugnar la liberación de los militares del caso Ayotzinapa

Andrés Manuel López Obrador, presidente de México. / RR SS.
Andrés Manuel López Obrador, presidente de México. / RR SS.
El presidente calificó los recientes disturbios como "acciones de provocación" a los incidentes en los que normalistas lanzaron artefactos explosivos a la residencia presidencial.
López Obrador promete impugnar la liberación de los militares del caso Ayotzinapa

A solo dos semanas de las elecciones presidenciales en México y casi una década después del trágico suceso de Ayotzinapa, el presidente Andrés Manuel López Obrador se enfrenta a un escenario de tensiones exacerbadas por el resurgimiento del caso. Este martes, el mandatario calificó los recientes disturbios como "acciones de provocación", refiriéndose a los incidentes en los que normalistas lanzaron artefactos explosivos a la residencia presidencial.

Además, López Obrador anunció su intención de impugnar la liberación provisional de ocho militares investigados por su presunta implicación en el crimen, un acontecimiento que ha avivado aún más la controversia.

Los disturbios del pasado lunes, protagonizados por estudiantes de Ayotzinapa, tuvieron como objetivo presionar al presidente para que acelere la investigación del caso, que ha estado estancada debido a la falta de cooperación del Ejército en la entrega de documentos clave. La respuesta del mandatario fue agendar una reunión con las familias de los 43 desaparecidos para el 3 de junio, justo después de las elecciones presienciales mexicanas, un gesto que no ha logrado calmar las tensiones.

“Vinieron un grupo de estudiantes, maestros y quienes posiblemente no son ni maestros ni estudiantes a tirar bombas aquí al Palacio y se fueron. También en el afán de provocar, para ver si nosotros reprimimos y entonces tienen elementos para acusarnos de represores. Todo esto en vísperas de las elecciones”, ha sostenido el presidente.

“Es un grupo de Ayotzinapa: maestros, otros dirigentes. Nada más vinieron en tres camiones, tiraron las bombas y se retiraron. Yo quiero aquí agradecerle mucho a los policías, mujeres y hombres, que resultaron heridos. Afortunadamente con heridas leves, no graves”, ha añadido.

La concesión de libertad provisional a los ocho militares acusados de desaparición forzada y delincuencia organizada ha sido otro punto de conflicto. A pesar del riesgo de fuga, la jueza Raquel Duarte Cedillo permitió que continuaran su proceso en libertad, decisión que López Obrador ha calificado como tendenciosa y con motivaciones políticas, especialmente en vísperas de las elecciones.

Estos militares, parte de una veintena detenidos por orden judicial en 2022, fueron liberados inicialmente debido a la falta de avances en la investigación y luego nuevamente arrestados tras la presión mediática. Sin embargo, su papel en el caso es solo una pequeña parte de una investigación más amplia sobre la desaparición de los 43 estudiantes.

El conflicto entre el Ejecutivo y el Judicial en torno al caso Ayotzinapa se agrava aún más por la negativa de la Secretaría de la Defensa Nacional a entregar documentos de inteligencia militar que podrían ser clave para esclarecer lo sucedido. Mientras tanto, López Obrador se ha enfrascado en un enfrentamiento constante con el Poder Judicial, acusándolo de tomar partido y obstaculizar el proceso.

La lucha por la verdad y la justicia en el caso Ayotzinapa continúa, y las tensiones políticas en vísperas de las elecciones no hacen más que añadir un nuevo capítulo a esta tragedia que ha marcado a México durante casi una década. @mundiario

Comentarios