Un juez federal de EE UU bloquea la rígida ley antimigrante de Texas

Un centro de acogida de inmigrantes mexicanos en Texas, Estados Unidos. / Chicago Tribune
Un centro de acogida de inmigrantes mexicanos en Texas, Estados Unidos. / Chicago Tribune
La controvertida normativa en contra los migrantes irregulares ha sido frenada en seco por un togado que ha considerado que es inconstitucional y socava a los valores americanos.
Un juez federal de EE UU bloquea la rígida ley antimigrante de Texas

La entrada en vigor de la controvertida ley antimigrante de Texas ha sido detenida temporalmente por un juez federal, generando un nuevo capítulo en la disputa legal entre la Administración de Joe Biden y el Gobierno de Texas. La SB4, es conocida como una de las leyes más duras contra la migración en los Estados Unidos, la misma, fue suspendida por el juez David Ezra, quien la calificó de inconstitucional debido a que otorga atribuciones a las autoridades locales que corresponden al ámbito federal.

El bloqueo de la ley no marca ni mucho menos el fin del conflicto legal, ya que se espera que Texas apele la decisión de inmediato. El gobernador Greg Abbott ha reiterado su compromiso de luchar por la implementación de la SB4, argumentando la necesidad de proteger al Estado y al país de la crisis migratoria en la frontera, especialmente bajo la administración de Biden.

El juez federal fundamentó su decisión en una extensa argumentación de 114 páginas, desestimando el argumento central de los republicanos texanos de que el Estado está siendo "invadido" por inmigrantes. Además, citó el caso de Arizona, donde una ley similar fue finalmente invalidada por el Tribunal Supremo de Estados Unidos debido a su conflicto con las leyes federales de inmigración.

El gobernador republicano ha expresado su confianza en que la ley eventualmente prevalezca, haciendo referencia al historial del Tribunal Supremo, especialmente durante la era de Donald Trump. Sin embargo, Ezra señala que la SB4 podría interferir con la política exterior de Estados Unidos de forma drástica al permitir a los estados y jueces locales tomar decisiones sobre asuntos de deportación, un ámbito que corresponde al poder ejecutivo y legislativo federales.

La ley SB4 de Texas se distingue de su contraparte de Arizona en su enfoque hacia la expulsión de inmigrantes sin papeles. La normativa texana permite que los policías lleven a los detenidos ante jueces locales, quienes pueden iniciar procesos de expulsión hacia México, independientemente de la nacionalidad de los inmigrantes. Esta disposición ha sido criticada tanto por organizaciones de derechos humanos como por las autoridades mexicanas que ven afectada su soberanía.

Las organizaciones de defensa de los derechos humanos por su parte han celebrado la decisión del juez, considerándola un triunfo para los valores constitucionales americanos y a los derechos humanos. Aún así, prometen mantenerse vigilantes ante los intentos de Texas de avanzar con esta ley, subrayando la importancia de continuar la lucha contra políticas basadas en el miedo y el odio hacia otras personas. @mundiario

Comentarios