Las iraníes denuncian que el régimen proyecta una “guerra contra las mujeres”

Mujeres iraníes con el hiyab. / RR.SS.
Mujeres iraníes con el hiyab. / RR.SS.
La Guardia Revolucionaria ha anunciado la formación de un nuevo cuerpo encargado de imponer el uso obligatorio del velo islámico y acusa a Occidente de “estropear los valores religiosos".
Las iraníes denuncian que el régimen proyecta una “guerra contra las mujeres”

En medio de una controversia creciente, la Guardia Revolucionaria de Irán ha anunciado la formación de un nuevo cuerpo encargado de imponer el uso obligatorio del velo islámico en lugares públicos, lo que ha provocado una fuerte reacción por parte de muchas mujeres iraníes, quienes lo han calificado como una "guerra contra las mujeres".

El general Hassan Hassanzadeh, comandante de la Guardia Revolucionaria de Teherán, reveló que los "Safirane Mehr" (Embajadores de cariño) serán responsables de garantizar el cumplimiento de las normas relacionadas con el hiyab en áreas públicas, oficinas, centros comerciales, carreteras, parques y transporte público en la capital iraní. Sin embargo, no especificó si estos grupos son parte de la Guardia Revolucionaria o se encuentran adscritos a otros cuerpos de seguridad del país.

Hassanzadeh advirtió sobre la supuesta influencia del "enemigo", que según él, busca socavar los valores religiosos y sociales de Irán promoviendo desafíos al uso del hiyab. Esta retórica ha sido común en Irán, donde el término "enemigos" suele referirse a Estados Unidos e Israel.

La "Policía de la Moral" retomó sus actividades el pasado sábado como parte del plan 'Luz', destinado a reforzar el cumplimiento del velo islámico. Desde entonces, se han reportado arrestos y palizas a mujeres por no llevar el hiyab de manera adecuada, lo que ha generado una ola de críticas y denuncias en las redes sociales bajo la etiqueta "guerra contra las mujeres".

Entre los testimonios más impactantes se encuentra el de Dina Ghalibaf, quien afirmó haber sido arrestada y sometida a descargas eléctricas por no llevar velo adecuado antes de ser puesta en libertad. Su historia, compartida en X, llamó la atención de la premio Nobel de la Paz iraní Narges Mohammadi, quien denunció que Ghalibaf fue nuevamente arrestada y trasladada a la prisión de Evin en Teherán, donde habría sufrido abusos físicos y sexuales.

Desde la muerte de Mahsa Amini en 2022, tras ser detenida por llevar mal puesto el hiyab, las protestas contra la imposición del velo han ido en aumento. Las autoridades iraníes han intentado sofocar este movimiento, pero han enfrentado resistencia. El líder supremo, Ali Jameneí, reiteró recientemente su llamado a las mujeres a obedecer la normativa del hiyab, intensificando así el debate sobre los derechos de las mujeres en Irán y el papel del gobierno en su imposición. @mundiario

Comentarios