Honduras: la violencia y la corrupción desafían los derechos humanos

Un niño camina por su barrio Rosalinda, un área de la capital hondureña, Tegucigalpa, conocida por su alto índice de criminalidad. / ACNUR.
Un niño camina por su barrio Rosalinda, un área de la capital hondureña, Tegucigalpa, conocida por su alto índice de criminalidad. / ACNUR.
Volker Türk se declara muy preocupado por el hecho de que Honduras siga siendo uno de los países más peligrosos del mundo para las personas que defienden la tierra y el medio ambiente.
Honduras: la violencia y la corrupción desafían los derechos humanos

El Alto Comisionado para los Derechos Humanos ha presentado un informe revelador sobre Honduras, destacando la persistente violencia y la desigualdad social como los principales desafíos que enfrenta el país centroamericano. Volker Türk señaló que a pesar de una reducción en los homicidios, la inseguridad sigue siendo un problema arraigado, especialmente impactante para las mujeres y la comunidad LGBTQ+ hondureña.

El año pasado, se registraron 380 muertes violentas de mujeres y 47 asesinatos de personas LGBTQ+, subrayando la necesidad de protocolos especializados para abordar la violencia de género.

La falta de recursos y políticas para abordar las enormes desigualdades en el país, así como la corrupción y los flujos financieros ilícitos, también fueron resaltados en el informe como obstáculos significativos para la seguridad y la justicia en Honduras.

El informe expresó preocupación por el incremento de la militarización en la seguridad pública y el sistema penitenciario, especialmente tras el trágico incidente en la prisión de mujeres de Támara, donde murieron 46 reclusas. Türk también manifestó inquietud por el prolongado estado de emergencia, que otorga poderes amplios a las fuerzas policiales sin necesidad de órdenes judiciales.

Uno de los países más peligrosos

Los pueblos indígenas, afrohondureños y campesinos continúan siendo los más afectados por la violencia, la apropiación de tierras y los desalojos, con Honduras siendo uno de los países más peligrosos para los defensores de la tierra y el medio ambiente.

A pesar de algunos avances legislativos, como la derogación de Decretos del “Pacto de Impunidad” y esfuerzos gubernamentales contra la corrupción, esta sigue siendo un problema grave que mina la confianza en las instituciones públicas y agota los recursos del país.

El documento insta a Honduras a adoptar medidas concretas para garantizar la transparencia y la rendición de cuentas, fortaleciendo las instituciones clave contra la corrupción y garantizando su independencia. La elección de la nueva Corte Suprema de Justicia, con énfasis en la transparencia y la paridad de género, se considera una oportunidad para fortalecer el estado de derecho y el acceso a la justicia en el país. @mundiario

Comentarios