Georgia aprueba la ley rusa pese a las protestas y las críticas de la UE

Protestas proeuropeas en Georgia. / RR.SS.
Protestas proeuropeas en Georgia. / RR.SS.
La presidenta del país ha anunciado que vetará el texto, por lo que el Parlamento deberá votar en una semana la norma que amenaza las aspiraciones de ingresar al bloque comunitario.
Georgia aprueba la ley rusa pese a las protestas y las críticas de la UE

El Parlamento de Georgia ha desatado una controversia al aprobar este martes la Ley de Transparencia sobre Influencia Extranjera, a pesar de las protestas y la oposición generalizada tanto dentro como fuera del país. Esta norma, que afecta a organizaciones y programas que reciben financiación del exterior, ha generado críticas desde diversos sectores, incluyendo manifestantes, oposición política, la presidenta y el Defensor del Pueblo.

La aprobación de la ley se llevó a cabo en un contexto tenso, con miles de manifestantes en las calles y alrededores del Parlamento, fuertemente reprimidos por la policía. Durante la sesión parlamentaria, hubo insultos, intentos de agresión y denuncias de obstrucción a los diputados de la oposición para votar. A pesar de las protestas y la promesa del año pasado del Gobierno de no volver a tramitar el proyecto de ley, el partido oficialista, Sueño Georgiano, y sus aliados lograron ratificar la legislación con 84 votos a favor de 150 escaños.

El siguiente paso es el veto presidencial, anunciado por la presidenta Salomé Zurabishvili, quien se opone a la ley por considerarla “contraria a las aspiraciones europeas y euro-atlánticas de Georgia”. Sin embargo, el veto solo obligará al Parlamento a una nueva votación, tras la cual el texto se convertirá en una norma aprobada y lista para ser sancionada.

El Gobierno pretende que entre en vigor antes de las elecciones de octubre, lo que afectaría significativamente a organizaciones de derechos humanos y de monitorización electoral, que dependen en gran medida de subvenciones extranjeras en un país empobrecido del Cáucaso Sur.

Rechazo y preocupación en Occidente

La ley establece que las organizaciones que reciben más del 20 % de su financiación del exterior deben registrarse como “agentes de intereses extranjeros” y estar sujetas a inspecciones semestrales del Ministerio de Justicia. Esto ha generado preocupaciones sobre la privacidad y autonomía de las organizaciones, el hecho de que podría forzar la entrega de documentos, comunicaciones internas y confidenciales, así como sobre posibles consecuencias para la sociedad civil en un país donde muchas organizaciones dependen de la financiación internacional.

A pesar de los argumentos del partido gobernante de que la ley aumentará la transparencia y la independencia, la oposición y críticos sostienen que restringirá la actividad de la sociedad civil y las voces críticas. La directora de Amnistía Internacional para Europa Oriental, Marie Struthers, denunció los efectos perjudiciales de la legislación en los derechos humanos y la democracia en Georgia.

“El modo en que esta propuesta de ley ha sido aprobada, con los políticos de oposición silenciados mediante artimañas legales en los pasillos del poder, mientras quienes protestaban eran golpeados sin misericordia y arrestados por la policía, demuestra el dañino impacto de la legislación, cuyo objetivo son, claramente, los derechos humanos”, ha dicho Struthers.

La aprobación de esta ley ha generado reacciones tanto a nivel nacional como internacional. Mientras el portavoz del Kremlin aplaudió la medida, varios dirigentes europeos la criticaron duramente. Estados Unidos también está evaluando posibles consecuencias, ya que Georgia podría enfrentar sanciones debido a esta legislación. La situación política en Georgia, incluyendo la aprobación de esta ley y otras medidas controvertidas que beneficiarían directamente a la repatriación de fondos del oligarca prorruso Bidzina Ivanishvili, ex primer ministro, fundador y presidente de honor de Sueño Georgiano, plantea interrogantes sobre las aspiraciones europeas del país y pone en tela de juicio su camino hacia la adhesión a la Unión Europea. @mundiario

Comentarios