A Solbes se le ve optimista

El precio del petróleo está causando problemas en la economía española pero no tantos como h
A Solbes se le ve optimista
El precio del petróleo está causando problemas en la economía española pero no tantos como hace 30 años, lo cual es una clara señal de que ahora este país es más eficiente en términos energéticos. El crudo no sube ahora porque haya recortes de la producción, sino por el aumento de la demanda, que no sólo es occidental, sino también asiática (China, India, etcétera). Digamos que hay una escasez relativa de petróleo crudo.

Esta inestabilidad no es suficiente para frenar la economía mundial, que crece por encima del 4%, ni tampoco el comercio internacional, cuya tasa de crecimiento es del 8%. Es más, la inflación aumenta pero no se dispara, lo que prueba que ahora hay más competitividad. Como suele decir el comisario europeo Joaquín Almunia, la sensación de riesgo está amortizada. Pero hay más riesgos que la subida del petróleo.

Tanto España como el resto de países de la Unión Europea crecen menos de lo necesario por problemas estructurales y falta de confianza, que ojalá se atenúen a medida que la locomotora alemana enderece el rumbo y tire del resto. Dígase lo que se diga en contra de los alemanes, son la mejor esperanza para una Europa necesitada de mantener su modelo social, en unos momentos difíciles y bajo la presión de EE UU y de países emergentes como China o India. España tampoco es ajena a este problema, ya que si bien presenta a corto plazo mejores datos que los países grandes de la UE, tiene carencias básicas en educación e investigación, que redundan en su baja competitividad, de ahí su preocupante déficit comercial.

Si alguien conoce con detalle todas estas cosas, ése es Pedro Solbes, el vicepresidente y ministro de Economía, a quien entrevistamos en exclusiva en la revista Capital. Solbes se muestra optimista y propone una receta para España que no dista del sentido común. Orgulloso del índice de crecimiento por encima del 3% y de una histórica tasa de desempleo del 9,3%, el ministro juzga la situación bajo control, pero advierte de que una de las debilidades de España es el diferencial de inflación respecto a la zona euro, lo cual es negativo para la competitividad. Lógico.

--
Artículo publicado en la revista Capital.

A Solbes se le ve optimista