El patinazo del PSOE en Navarra

El PSOE ha culminado la voladura de su estructura política en Navarra, donde ha preferido que gobierne la marca e
El patinazo del PSOE en Navarra
El PSOE ha culminado la voladura de su estructura política en Navarra, donde ha preferido que gobierne la marca electoral del PP antes de afrontar allí un pacto con los vasquistas de Nafarroa Bai. Como ha observado desde la distancia el líder de los nacionalistas gallegos, Anxo Quintana, lo acontecido en Navarra demuestra la incapacidad del PSOE para hacer valer una visión de España alternativa a la del PP. El socio de gobierno de los socialistas en Galicia hace esta advertencia una vez que es un secreto a voces que el PSOE rechazó el pacto con Na-Bai por temor a la pérdida de votos en otros territorios de España, como si con lo que ha hecho en Pamplona estuviera afianzando sus posiciones en comunidades como Cataluña, Euskadi o Galicia, donde esta mala jugada del PSOE tampoco le saldrá gratis.

Nadie ha explicado todavía las razones que indujeron al PSOE a negociar un pacto en falso con Nafarroa Bai, ya que si realmente era contrario al mismo, qué sentido tenía semejante teatrillo. La coherencia política de los líderes socialistas en Navarra yéndose a sus casas coloca ahora en situación más que delicada a quienes desde Madrid impusieron sus criterios, sin que una decisión sobre Navarra se adoptara pensando en tan antiguo reino, sino en otros intereses completamente ajenos.

Un diario habitualmente próximo a los socialistas, muy influyente en Cataluña, como El Periódico, se pregunta, por ejemplo, cómo es que a nadie en Ferraz se le ocurrió un plan para Navarra por si se producía el resultado que curiosamente pronosticaban todas las encuestas. Y, desde una sensibilidad cercana al PSC, plantea que alguien, empezando por el secretario de Organización del PSOE, José Blanco, debería dar una explicación. En realidad, El Periódico puede quedarse corto, ya que podría ser aún más interesante conocer el punto de vista del propio secretario general del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, quien si hoy es presidente del Gobierno es en parte gracias a unos independentistas catalanes mucho más radicales por cierto que los vasquistas de Navarra.

El patinazo del PSOE en Navarra