Los grandes riesgos de Rajoy

Mariano Rajoy salió esta semana en defensa de Francisco Camps horas después de que Manuel Fraga dudase p&u
Los grandes riesgos de Rajoy

Mariano Rajoy salió esta semana en defensa de Francisco Camps horas después de que Manuel Fraga dudase públicamente de la honestidad del presidente valenciano. El líder del PP arriesgaba así su propia carrera política, sin hacer demasiado caso a su presidente fundador, que si bien es paisano suyo no es precisamente miembro de su club de fans. Fraga no solo ha advertido a Rajoy sobre Camps, también lo hizo ayer sobre su compañero del Senado Luis Bárcenas, sobre quien se ha despachado a gusto en El País con dos perlas cultivadas: una, “¿compañero del Senado? Yo no le vi nunca por el Senado”, y dos, “personalmente dudo” que pueda volver a ser tesorero del PP. Fraga va al grano de las cosas y apunta a las verdaderas personas clave del ‘caso Gürtel’ en términos políticos: Camps y Bárcenas. Los demás, o bien son unos aprovechados –Correa, Crespo, El Bigotes– o unos subalternos –Costa–, sin capacidad para poner en riesgo a Rajoy. En cambio, lo que suceda con Camps y Bárcenas será decisivo para el candidato del PP y para el propio Partido Popular. Casi podría añadirse que para la democracia española.

¿Dónde están los riesgos para Rajoy? A día de hoy, en la justicia y en dos frentes: uno, el recurso de la fiscalía ante el Supremo sobre Camps, y dos, la evolución del sumario general en el Tribunal Superior de Justicia de Madrid. En el primer caso sabremos si el presidente valenciano se salva de la acción de la justicia, como ya sucedió en el tribunal que preside un juez que es algo más que amigo suyo, y en el segundo comprobaremos si hay o no nuevos imputados y conoceremos muchos otros detalles del ‘caso Gürtel’, ya que 35.000 folios deben de dar para mucho.

Si Camps se salva en el Supremo y en el Tribunal Superior de Justicia de Madrid el agua no llega al cuello de Bárcenas y, por añadidura, de Rajoy, el líder del PP se habrá salvado de la quema judicial, quedándole solo la recuperación de su crédito político, con la ventaja en este caso de que la crisis siempre le dará alas frente al socialista Zapatero. Por el contrario, un revés judicial en cualquiera de estos dos escenarios podría descolocar al templado Rajoy. Estamos, pues, ante dos o tres meses casi de infarto, en los que los medios de comunicación también tendrán mucho que decir, del mismo modo que la policía, los fiscales y los jueces, que cada día saben más de este complejo caso de corrupción generalizada a gran escala.

La gravedad del asunto en España es, evidentemente, muy superior a la que tiene ‘Gürtel’ en Galicia, pero de todos modos también aquí habrá que seguir el caso con atención. A veces hay detalles que parecen menores pero que no lo son. En realidad aquí comenzó todo. Aunque Fraga pretenda olvidarse, él presidía la ejecutiva de la que Crespo era el ‘número 3’. Y, casualidades de la vida, Mariano Rajoy era compañero de Crespo en el equipo que dirigían Fraga y Cuiña.

Los grandes riesgos de Rajoy
Comentarios