Gayoso obliga a Feijóo a que aflore su plan B

Marta Fernández Currás y sus técnicos de la Consellería de Facenda redoblan sus esfuerzos en
Gayoso obliga a Feijóo a que aflore su plan B

Marta Fernández Currás y sus técnicos de la Consellería de Facenda redoblan sus esfuerzos en Madrid y Galicia para alcanzar la fusión de las cajas gallegas pero la resistencia a esta operación de Julio Gayoso hace que la espera cuando menos continúe. Vigo se mantiene inexpugnable, mientras su alcalde también echa toda la carne en el asador y el asunto tiene todas las trazas de convertirse en un problema electoral para el PP y, en particular, para la popular Corina Porro, cuya incansable lucha por la alcaldía que ocupa Abel Caballero se ve lastrada de rebote, sin que ella nada pueda hacer por evitarlo.

Claro que más problemas tiene aún Feijóo, ahora convertido en el principal abanderado de la fusión que Julio Gayoso no considera viable. Si, como todo parece indicar, Gayoso le reitera hoy su negativa, el joven presidente tiene que aflorar un plan B, a riesgo de que su poder se vea tocado, no solo en Vigo, sino en toda Galicia. Los suyos de Madrid tampoco le ayudan mucho que digamos, con Montoro por ahí danzando –también ayer– con propuestas de pactos interregionales. Y es que estos del PP de Madrid no paran, erre que erre con su sueño de apoderarse de Caixa Galicia, una de las grandes del sector. Al presidente le va mucho mejor con ciertos economistas gallegos de prestigio y distintas tendencias, como pudo constatarse anoche en el programa Foro Aberto que presenta el analista político Carlos Luis Rodríguez. Uno de ellos, el profesor José Antonio Redondo, puso en valor en dicho espacio la noticia avanzada por Xornal de Galicia según la cual Marta F. Currás colocó contra las cuerdas al Banco de España cuando le preguntó a uno de sus jefes donde estaba el supervisor en el momento de irse acumulando activos dañados por la crisis inmobiliaria. Razón no le faltaba.

“Me estás llamando a mi política?” La conselleira, que ha hecho un master acelerado en cajas de ahorros, no aceptó que su interlocutor del Banco de España interpretase su defensa de la fusión gallega como una decisión política. Realmente, fue inteligente en su razonamiento, al hacerle ver a Jerónimo Martínez, director general de Supervisión, que en todo caso el ‘político’ sería él, al dar por válidas otras fusiones que también se preparan en Andalucía y Cataluña –con gobiernos socialistas de por medio–, en las que no hay que poner precisamente menos pasta que en Galicia. Mientras todas estas cosas van decantando nuevos escenarios, que la fruta no madura sin tiempo, Feijóo medita su réplica a Gayoso, quien también ultima su plan alternativo. Incluso José Luis Méndez va viendo que llega su hora de hablar. Falta cada vez menos para escuchar a un financiero que hasta este proceso siempre había asumido, como Herb Schmertz, que el silencio no es rentable. Si fracasa la ‘operación Feijóo’ que Méndez secunda, la primera caja gallega tiene otros tres escenarios: liderar otra operación con una caja cuyo nombre sigue tapado pero con la que hubo conversaciones, integrarse en un líder (Cajamadrid) o luchar por mantener la independencia, si el Banco de España se lo autoriza. ¿Será éste el plan B de Feijóo?

Gayoso obliga a Feijóo a que aflore su plan B
Comentarios