La clave está en la tele

España no va a tener en los próximos años muchos más habitantes -léase, televidentes-
La clave está en la tele
España no va a tener en los próximos años muchos más habitantes -léase, televidentes- que ahora, pero en cambio va a disfrutar de una oferta televisiva propia de un país como EEUU, una especie de récord en Europa.

La televisión se financia básicamente con publicidad, de modo que, por mucho que crezcan la población y el mercado, o se producen masivos trasvases de la publicidad de los otros medios (prensa, revistas, radio, Internet, cine, vallas, etcétera), o algunas de las teles que ahora se van a abrir tendrán que cerrar o integrarse en un grupo que amortigüe su carencia de ingresos. La tarta, salvo que creamos en milagros como la multiplicación de los panes y los peces, no dará para mucho más.

Pero, mientras, los políticos se entusiasman repartiendo televisiones entre sus amigos, cegados por las posibilidades técnicas que ofrece la tecnología digital, aunque ese potencial nada tenga que ver con su viabilidad económica, sino más bien todo lo contrario.

Visto incluso de otro modo, podríamos preguntarnos si los poderes públicos están reparando en el daño que le van a hacer a la lectura con tanta televisión. Porque en un país culturalmente atrasado como España, donde apenas se leen libros y prensa, habrá una oferta televisiva tan exagerada que la lucha por el televidente va a ser a muerte, para terminar ahogando a medios que se han demostrado siempre más enriquecedores, como los diarios y las revistas.

Sorprende aún más este panorama cuando las teles locales ya son ruinosas, salvo cuando emiten en cadenas alegales, y cuando las autonómicas son generadoras de déficit. Y no digamos TVE, que es un inmenso saco sin fondo. Pues bien, lo que hay ahora no es nada frente a lo que viene.

Estamos ante un modelo televisivo que, inmerso en otra burbuja, parece encaminado al fracaso o a una concentración empresarial galopante que al final se cargará los deseos de pluralismo del Gobierno de Rodríguez Zapatero. Eso sí, los amigos a los que se les conceden las licencias ganarán pasta vendiéndoselas a quien pueda gestionarlas con sinergias. Se repite la historia de las emisoras de FM... Definitivamente, la clave está en la tele.

--Artículo publicado en el número 61 de la revista Capital, que también recoge un dossier sobre el nuevo mapa de la televisión en España.

La clave está en la tele