Barajas lo eclipsa todo

España se ha dotado de un gran aeropuerto en Barajas que amenaza con concentrar aun más el tráfico
Barajas lo eclipsa todo
España se ha dotado de un gran aeropuerto en Barajas que amenaza con concentrar aun más el tráfico aéreo en Madrid, algo que lastra las ambiciones internacionales de Barcelona pero también de otras ciudades españolas. No deja de ser curioso que en la España más descentralizada de su historia, el poder económico, con mayúsculas, esté cada vez más condensado en Madrid. No sucede lo mismo en otros países, como Italia, Alemania, Estados Unidos… Incluso Portugal.

En Barajas se han invertido 6.200 millones de euros, cifra que supera los presupuestos anuales de muchas comunidades autónomas. Se dice que es un dinero asignado a Madrid en clave estratégica, con el fin absorber los tráficos aéreos que están generando las conexiones entre Europa, América y África, pero en la medida en que no se acompaña de otras actuaciones en Barcelona y en otras ciudades genera agravios evidentes. Incluso económicos, ya que con dinero de todos se alimenta la máquina que produce más del 10% del Producto Interior Bruto de Madrid.

La solución tampoco pasa por hacer aeropuertos en cada barrio de España, donde ya sobran las terminales deficitarias. Se trata más bien de equilibrar las cosas, conciliando a la vez las complementariedades entre distintos medios de transporte. Es tal el desbarajuste que existe que ni siquiera en Barajas, donde se ha invertido una suma descomunal, se ha tenido esto en cuenta, por lo que de momento no se podrá llegar hasta allí en metro. Y eso que la estación más próxima queda a dos kilómetros y medio. España sigue siendo diferente.

Barajas lo eclipsa todo