La xenofobia aumenta en América tras la migración masiva de personas de Nicaragua y Venezuela

Migrantes venezolanos cruzando la frontera entre Colombia y Venezuela. RR SS.
Migrantes venezolanos cruzando la frontera entre Colombia y Venezuela. / RR SS.

La situación migratoria ya no solo afecta a EE UU, también está provocando grabes problemas en Latinoamérica gracias al éxodo de venezolanos y nicaragüenses que huyen de los Gobiernos socialistas que se han instalado en sus respectivos países.

La xenofobia aumenta en América tras la migración masiva de personas de Nicaragua y Venezuela

Es común escuchar sobre los problemas migratorios que enfrenta EE UU desde hace años, pero ahora, éxodos migratorios casi simultáneos de dos naciones sacude la región entera. Hablamos de los venezolanos y nicaragüenses que, cansados de las respectivas crisis que asolan a sus naciones, se han dedicado a huir a otras naciones para poder hacer una nueva vida. Pero esto no está resultando ser algo fácil de aceptar para los países que han recibido a los migrantes, donde se han registrados brotes de xenofobia.

Esta semana ha sido culminante en distintos aspectos sobre la migración masiva, una cuestión que ha llevado a que los Gobiernos de la región tomen medidas más fuertes para poder controlar la migración de venezolanos y nicaragüenses. Luego de la expulsión violenta de unos venezolanos de la frontera entre Brasil y Venezuela, el gobierno brasileño decidió enviar tropas para poder vigilar la situación. En Ecuador –donde hay unos 250.000 venezolanos- han decidido exigir pasaportes para permitir la entrada de los migrantes, un documento que antes no era necesario y que también entrará en vigencia en Perú –que resguarda a unos 400.000 venezolanos-, donde se registró la entrada de hasta 20.000 venezolanos. Mientras, más al centro de América, se registró una protesta xenófoba contra la presencia de nicaragüenses y según las autoridades, algunas personas llevaban esvásticas.

 

Brasil y Colombia han sido los principales países que han visto la migración masiva de los venezolanos por ser países fronterizos. Colombia, por la facilidad de acceso, se ha convertido en el refugio de más de 800.000 venezolanos, y muchos otros que emprenden su camino hacia otros países como Uruguay, Chile o Argentina. La ONU estima que alrededor de 2,3 millones de venezolanos han huido de su país por la crisis política, económica y social que los asola.

La crisis migratoria ha desencadenado una bomba de reloj para los países que reciben a los migrantes. Los distintos gobiernos ya han señalado la vulnerabilidad de los migrantes, quienes aceptan cualquier trabajo por un sueldo inferior o, en muchas ocasiones, terminan si un céntimo. También existen casos de prostitución y abuso de menores, maltratos y otra gran cantidad de denuncias que están siendo un verdadero dolor de cabeza para los líderes de la región, que no ven en un solución cerrar las fronteras, ya que esto solo sería una bofetada contra los migrantes y negaría la ayuda humanitaria que estos solicitan.

 

También ha sido una sorpresa la actitud de los costarricenses ante la llegada de los nicaragüenses. Costa Rica siempre fue un país históricamente conocido por prestar ayuda a personas que llegaran de otros países, pero esto ha cambiado este año con la llegada de miles de nicaragüenses donde cientos se manifiestan para que el Gobierno expulse a los “nica” por considerarlos unos “delicuentes” a pesar de que existen pocas pruebas de criminalidad de parte de los ciudadanos provenientes de Nicaragua.

Sin duda, Latinoamérica está viviendo lo que ha ocurrido en EE UU o Europa, donde la llegada masiva de personas que huyen de sus países de origen por distintas razones, está afectando de forma negativa a la población residente, que ve como enemigos a los recién llegados, cuando muchos olvidan que históricamente los migrantes representan una fuerza laboral de gran sustento para la nación y un buen incentivo para el futuro. @mundiario

 

La xenofobia aumenta en América tras la migración masiva de personas de Nicaragua y Venezuela
Comentarios