La prohibición de Trump es ilegal, según a varias ONG dedicadas al asilo

Donald Trump, presidente de Estados Unidos. / gq.com
Donald Trump, presidente de Estados Unidos. / gq.com

Los especialistas aseguran que tanto la ley internacional como las leyes de EE UU amparan el derecho a solicitar protección internacional a las personas sin importar si entran o no de forma legal al país.

La prohibición de Trump es ilegal, según a varias ONG dedicadas al asilo

El derecho a solicitar asilo nació en 1951 luego de la Segunda Guerra Mundial y hoy en día está colgando de una cuerda muy floja. El último país que ha intentado saltársela ha sido EE UU, donde el presidente Donald Trump ha dado la orden de rechazar las peticiones de asilo de todo aquel que entre ilegalmente al territorio estadounidense. Con este dictamen, se asegura de forjar una nueva restricción al derecho de la protección internacional de las víctimas de persecución por su raza, religión, nacionalidad o cultura.

Ante esta eventualidad, la agencia de la ONU para refugiados, Acnur, ha lanzado un comunicado donde expresan que todos los países, incluido EE UU, “deben dar protección internacional sin obstrucción ni dilación”. Expresan que “en un mundo ideal los solicitantes de asilo deberían cruzar las fronteras legalmente”, pero recalcan que “la insuficiente capacidad de los puestos fronterizos el sur de EE UU (...) fuerza a personas desesperadas a cruzar ilegalmente”.

Asimismo, la Unión Estadounidense para las Libertades Civiles (ACLU), expresó que “la legislación estadounidense permite a los individuos solicitar asilo estén o no en un puesto de entrada (fronterizo). Eludir eso por decreto es ilegal”. A esta misma línea se sumó el Internacional Rescue Committee (ICR), que expresó que la norma de Trump “viola la legislación nacional (de EE UU) e internacional” ya que supone “un veto total a familias vulnerables que huyen de la violencia y persecución en busca de seguridad en Estados Unidos”.

Durante toda la campaña electoral para las legislativas, el mandatario estuvo asegurando que la caravana de migrantes es una amenaza para  EE UU y de esta forma justifica su constantes ataques contra la misma. Durante sus dos primeros años de mandato, el presidente se ha dedicado a restringir el derecho al asilo y limitar la migración. Se ha encargado de imponer un veto a los países de mayoría musulmana, también ha reducido la cantidad de migrantes refugiados que ha recibido, pasando de recibir casi 79.000 en 2016, a casi 25.000 en 2017. Históricamente EE UU, junto a Canadá, Australia y Reino Unido, había sido uno de los países que más migrantes recibía anualmente. @mundiario

La prohibición de Trump es ilegal, según a varias ONG dedicadas al asilo
Comentarios