Pobre México, tan cerca de Estados Unidos

Segundo Premio 22º EuroCartoenale / Luis Mecho, Costa Rica
Segundo Premio del 22º EuroCartoenale. / Luis Mecho, de Costa Rica

El país donde gobierna Donald Trump es corresponsable de los flujos de migrantes que buscan empleo y una mejor vida en los Estados Unidos. Y, sin embargo, su presidente se lava las manos al eliminar programas de ayuda a Centroamérica, trasladando a México los costos migratorios.

Pobre México, tan cerca de Estados Unidos

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, amenazó, vía internet, que impondría el 10 de junio un arancel del 5 por ciento a las importaciones provenientes de México, mientras este país no frenara a los inmigrantes centroamericanos que ingresan a los Estados Unidos, vía territorio mexicano. La tarifa aumentaría gradualmente hasta la solución de la inmigración ilegal. La extorsión de Trump dio resultados.

México se comprometió a reforzar sus controles de seguridad en la frontera sur. Desplegó 6.000 efectivos de la recién creada Guardia Nacional a los once municipios de Chiapas, fronterizos con Guatemala. Además, aceptó recibir, a su propio costo, a los migrantes que solicitasen asilo en Estados Unidos el tiempo que dure el juicio para su permanencia o no en este país. Finalmente, las acciones acordadas se revisará en un plazo de 90 días.

Entonces, nuevamente, vía twitter, anunció el viernes 8 de junio, que suspendía el alza de aranceles con los que había amenazado tras alcanzar el acuerdo. Sin embargo, el mismo presidente y otros miembros de su gabinete han señalado que pueden hacer efectiva, en cualquier momento, el alza arancelaria si el gobierno mexicano no aplica a satisfacción de los EE.UU. las medidas de control migratorio. A Trump le gusta se cumplan sus exigencias.

La seguridad jurídica, la estabilidad de las reglas del juego, el comercio libre, términos usados hasta el cansancio, por economistas y agentes gubernamentales de los EE UU, para defender acuerdos de comercio y otros tipo de tratados han sido hundidos en el fango por el presidente Trump.

Trump saber jugar con el miedo. Lo hizo, durante su candidatura presidencial para debilitar a adversarios y ganar adherentes. México siempre ha sufrido con la cercanía de los Estados Unidos, pero ahora mucho más con las agresiones de Trump. Insultos gravísimos, militarización de la frontera y ahora la utilización de la amenaza arancelaria generalizada. (porque algunos meses antes ya se había hecho efectiva puntualmente para el acero y el aluminio).

Trump no utiliza contra México los aranceles para recuperar posiciones comerciales, como lo hace con China. Los usa para lograr un objetivo político: mostrar un triunfo en su guerra en la frontera sur, allí donde quiso construir una muralla y no le dio resultados, al no conseguir financiamiento en el Congreso. Traslada así al gobierno mexicano la responsabilidad y costos de mantenimiento por los migrantes provenientes de Centroamérica.

“El verdadero poder es el miedo”, le dijo Donald Trump al periodista Bob Woodward en entrevista de marzo 2016. Y, con la asesoría de Steve Bannon, supo usar el miedo durante su campaña presidencial al sostener que la escasez de empleos era culpa del traslado de empresas a China; que la violencia provenía de inmigrantes mexicanos y musulmanes; que el deterioro comercial era culpa de los chinos; y, que la debilidad de la economía norteamericana era responsabilidad de los malos acuerdos comerciales.

Trump convenció a sus votantes que para “Hacer grande a América” sólo él tenía decisión y coraje para combatir a los enemigos de los EE.UU. Acusó a Hillary Clinton y a los demócratas de blandengues e impulsores de una política que “llevó al cierre de fábricas y a la pérdida de empleos”.

Por otra parte, Trump en su disputa reciente con México utilizó un argumento sorprendente: la seguridad nacional. En efecto, para eludir sus obligaciones contractuales con el NAFTA sostuvo que aplicaría la “Ley de Poderes Económicos de Emergencia Internacional”. Pero, sucede que el país afectado no es un “enemigo” sino un aliado de los EE.UU. y, por ello, la propia líder de los demócratas, Nancy Pelosi cuestionó la legitimidad de los anuncios de Trump, calificándolos de ser una barbaridad.

Así las cosas, al vincular el tema migratorio con asuntos comerciales y, además, al ligarlo a asuntos de seguridad nacional, Trump instala incertidumbre no sólo en el empresariado mexicano sino también en los estadounidenses y, en general, en la comunidad internacional. Ha roto esas reglas del juego y esa seguridad jurídica que economistas y políticos norteamericanos exigen al resto de los mortales.

Dirigentes políticos de la oposición mexicana cuestionaron el acuerdo. Ángel Ávila Romero, del Partido de la Revolución Democrática (PRD), señaló que no era "una negociación, sino una rendición". Por su parte, Marko Cortés, líder del Partido de Acción Nacional (PAN), dijo que la soberanía y la dignidad de México habían sido dañadas.

Sin embargo, no es tan fácil criticar la decisión del gobierno de López Obrador. El presidente aceptó las leoninas condiciones impuestas por Trump, en momentos que la economía mexicana vive una situación difícil y su dependencia comercial de los EE.UU. es muy grande. Este año el país crecerá apenas al 2 por ciento, la inversión no se recupera y la deuda pública está cerca del límite prudente recomendado por los organismos internacionales. El gobierno de EE UU, al amenazar con alzas arancelarias, se propone afectar al 80 por ciento del total de exportaciones mexicanas, las que precisamente se dirigen a ese país.

Al utilizar los aranceles de forma arbitraria y, además, al vincularlos con el tema migratorio, EE UU coloca una espada de Damocles no sólo sobre México sino sobre toda América Latina. Pone en cuestión, al mismo tiempo, la autoridad de organismos multilaterales, como la OMC y coloca en tensión a toda la economía internacional.

El presidente Trump ha vuelto a la doctrina Monroe, a la política del gran garrote. Y, al colocar sobre México los costos del problema migratorio elude la responsabilidad de los Estados Unidos en el subdesarrollo de Centroamérica.

Durante todo el siglo XX, los gobiernos norteamericanos derrocaron democracias y apoyaron regímenes militares y corruptos en Centroamérica, para favorecer sus intereses políticos y económicos de Estados Unidos. Ello se tradujo en décadas de abuso y violencia, que han favorecido el caos que viven los países de esa región, impidiendo su desarrollo económico y progreso social.

EE UU. es corresponsable de los flujos de migrantes que buscan empleo y una mejor vida en este país. Y, sin embargo, su presidente se lava las manos al eliminar programas de ayuda a Centroamérica, trasladando a México los costos migratorios. Frente a la extorsión de Trump y a la incertidumbre que ha instalado es preciso acumular fuerza regional y responder multilateralmente. No es posible permanecer en silencio. @mundiario

Pobre México, tan cerca de Estados Unidos
Comentarios