Buscar

La pandemia reduce la migración hacia la Unión Europea hasta niveles de 2013

Esto implica que Europa sigue siendo el destino preferido de una quinta parte de la población mundial para emigrar en busca de mejores condiciones de vida ante el deplorable e inclemente desgaste de los países más pobres del planeta.
La pandemia reduce la migración hacia la Unión Europea hasta niveles de 2013
inmigrantes-pateras
Inmigrantes africanos en la costa de España. / Euronews

La migración no se detiene ni siquiera con la tercera pandemia más devastadora de la historia. En un año donde la humanidad vio lastrado y debilitado su sistema de vida en todos los órdenes y dimensiones de la existencia, la necesidad instintiva de buscar mejores condiciones para vivir se incrementó incluso a pesar del cierre global de fronteras marítimas, aéreas y terrestres por la acelerada expansión del brote de Covid-19.

Y es que el flujo de inmigrantes que entran a la Unión Europea no ha hecho sino crecer en el año de la pandemia y de la peor crisis del siglo XXI, justo cuando se creía que ese fenómeno le restaría fuerza a los éxodos mundiales. 

En 2020, el número de personas detectadas en las fronteras exteriores del bloque de potencias europeas sumaron 124.000, un 13% menos que el año anterior, “en gran parte por el impacto de las restricciones por la covid-19 establecidas por varios países”, según recoge un comunicado con datos preliminares publicado este viernes por Frontex, la Agencia de Fronteras Europeas. "La mayor caída se produjo en el Mediterráneo Oriental, donde se registraron 17.000 cruces de frontera", que la agencia europea califica como “ilegales", según un comunicado de ese organismo.

Esto implica que Europa sigue siendo el destino preferido de una quinta parte de la población mundial para emigrar en busca de mejores condiciones de vida ante el deplorable e inclemente desgaste social, económico y humanitario que las personas en el umbral de la pobreza sufren al vivir y provenir de los países más inestables del planeta, en África y el Medio Oriente.

"La nacionalidad siria es la principal entre los recién llegados a la UE, seguidos por tunecinos, argelinos y marroquíes", según Frontex. "Estos últimos, ha tenido gran impacto a través de la ruta a Canarias, en la que se ha producido un incremento migratorio de enormes proporciones, hasta registrar cifras récord”, según el comunicado. "Sin precedentes en el histórico de Frontex, que se remonta a 2009. En total, 22.600 personas fueron detectadas a través de la llamada ruta de África occidental hacia las Canarias, un número que multiplica por ocho las llegadas de 2019", detalla la agencia. @mundiario