Buscar
loading...

Un magistrado ordena reunir a las familias de migrantes que fueron separadas en EE UU

La orden cautelar del juez de San Diego obliga a que las autoridades se encarguen de reunir en un plazo de 30 días a los niños que fueron separados de sus padres luego de que cruzaran la frontera. Esto supone un límite legal para la Administración de Trump, que había detenido su política de "tolerancia cero", más no había especificado cuándo reuniría a las familias.

Un magistrado ordena reunir a las familias de migrantes que fueron separadas en EE UU
Migrantes. / RR SS.
Migrantes. / RR SS.

Firma

Valeria M. Rivera Rosas

Valeria M. Rivera Rosas

La autora, VALERIA M. RIVERA ROSAS, escribe en MUNDIARIO, donde es coordinadora general. Es licenciada en Comunicación Social, mención Periodismo Impreso. Graduada de la Universidad Privada Dr. Rafael Belloso Chacín de Venezuela. @mundiario

Un juez federal de San Diego ha presentado una orden cautelar que obliga al Gobierno de EE UU reunir a todos los niños y padres que fueron separados como consecuencia de la política migratoria impartida por la Administración de Trump conocida como “tolerancia cero” contra todos los migrantes indocumentados que cruzaran la frontera entre EE UU y México. La solicitud fue realizada por la Unión Americana de Derechos Civiles (ACLU) y representa un dolor de cabeza para la Casa Blanca ya que la polémica ha entrado al campo legal donde podrían haber más consecuencias contra el actual presidente de ese país.

Aunque Trump haya decidido no separar a las familias, no existía un precedente legal que rectificara cuándo iba a permitir que los niños y padres se reunieran

La orden del magistrado obliga al Gobierno de Trump reunir a las familias en un plazo de 30 días, pero antes de eso ordena facilitar la comunicación telefónica entre las familias en un plazo de 10 días. Concretamente, el mandato prohíbe mantener detenidos a los indocumentados de manera que estos no puedan estar con sus hijos, al menos que sean considerados peligrosos para los menores. Además, prohíbe deportar a los migrantes sin sus hijos. La orden del juez habla específicamente de los niños menores de cinco años, la edad a partir de la cual la policía de la frontera aplicaba los nuevos criterios de la Administración de Trump.

Los actos presentados ante la Corte muestran una forma de gobernar reactiva, que da respuesta a una circunstancia caótica creada por el propio Gobierno”, dice el juez federal Dana Sabraw en un largo y duro escrito de 24 páginas. El juez defiende su opinión trayendo a colación que la Constitución protege la integridad de la familia.

Sabraw expresa que aplicar la ley y separar a las familias son cosas diferentes, además especifica que mantenerles juntos no afecta la capacidad del Gobierno para proteger la frontera.

El pasado miércoles, Donald Trump cambió su política de “tolerancia cero” luego de recibir numerosas críticas a nivel nacional e internacional. El presidente buscaba asustar a las familias para evitar que siguieran decidiendo pasar la frontera para buscar una nueva vida en EE UU, además, muchos expertos opinan que la presión de Trump también buscaba ejercer presión contra los demócratas del Congreso para inclinar la balanza a favor de sus políticas migratorias. Pero la crisis desfavorable contra su imagen terminó siendo superior, lo que hizo que el presidente, poco dado a dar marcha atrás, decidiera retractarse.

Aunque Trump haya decidido no separar a las familias, no existía un precedente legal que rectificara cuándo iba a permitir que los niños y padres se reunieran. Ahora, con la orden del juez Sabraw el Gobierno de EE UU tiene un límite específico para cumplir su promesa.

El Gobierno ha asegurado que tiene todo lo necesario para reunir a las familias, pero las ONG y abogados de los migrantes aseguran que las autoridades carecen de la información necesaria para empezar a reunirles porque las separaciones se dieron de forma apresurada, enviando a los padres hasta prisiones y a los niños a sistemas improvisados de albergues. Algunos padres ya fueron deportados sin sus hijos y muchos niños carecen de la edad suficiente para saber los apellidos de sus padres. Pero el juez es claro, Trump tiene 30 días para resolver el problema o podrían haber graves consecuencias en su contra.

El juez es claro, Trump tiene 30 días para resolver el problema o podrían haber graves consecuencias en su contra

No se puede discutir que el Gobierno no estaba preparado para la llegada masiva de niños separados. No había medidas para asegurar la comunicación entre las agencias gubernamentales responsables de detener a los padres y las responsables de alojar a los niños, ni para facilitar la comunicación entre padres e hijos. No había plan de reunificación, las familias llevan meses separadas”, señala el escrito. El juez considera que las familias fueron separadas a pesar de que entraron para pedir asilo legalmente, pero las patrullas fronterizas obviaron esto por un orden del fiscal general, Jeff Sessions.

Además, el juez destaca un hecho obvio en las promesas de Trump donde buscan solo reunirles cuando estén listos para ser deportados, es decir, luego de pasar por un juicio. Luego de esto, serían enviados con sus hijos para ser inmediatamente deportados. Para Sabraw, el Gobierno “no tiene ni planes ni procedimientos en marcha para reunir al padre con el hijo para nada más que para deportarlos juntos una vez que haya concluido el caso (judicial) de inmigración del padre”. @mundiario