López Obrador y Trump intentan buscar una salida conjunta a la crisis migratoria

Andrés Manuel López Obrador, presidente de México; Donald Trump, presidente de EE UU. RR SS.
Andrés Manuel López Obrador, presidente de México; Donald Trump, presidente de EE UU. / RR SS.

Tras convertirse oficialmente en el presidente de México, AMLO se acerca a EE UU para poner en marcha un plan de desarrollo que solucione el actual problema migratorio que enfrentan gracias a la caravana de migrantes centroamericanos. En el pasado, la Administración estadounidense había sido muy extrema en cuanto a sus peticiones de frenar a los inmigrantes.

López Obrador y Trump intentan buscar una salida conjunta a la crisis migratoria

Hasta hace bien poco, Donald Trump había sido extremista al solicitar a México que frenara a la caravana de migrantes a toda costa, pero ahora baja la intensidad tras la toma de posesión de Andrés Manuel López Obrador, nuevo presidente de México. El mandatario mexicano se ha mostrado bastante colaborativo con la Administración estadounidense, por lo que las relaciones entre México y EE UU son bastante estables. Esto ha propiciado que ambos mantuvieran una conversación telefónica “en términos respetuosos y de amistad”, según adelantó Obrador. Con este acercamiento, las autoridades mexicanas buscan encontrar una solución conjunta al drama protagonizado por los migrantes centroamericanos que proceden específicamente de Honduras, El Salvador y Guatemala; tres países muy afectados por la violencia, la corrupción y la pobreza. “Tratamos el tema migratorio y la posibilidad de aplicar un programa conjunto para el desarrollo y la creación de empleo en Centroamérica y nuestro país”, tuiteó el presidente mexicano.

Desde hace un tiempo analistas internacionales y fuentes citadas por varios medios, expresan que México y EE UU negocian la posibilidad de llevar a cabo un plan especial que mantenga a todos contentos. México se comprometería a mantener a los migrantes fuera de EE UU con trabajo en varios proyectos que prevé llevar a cabo el Gobierno de Obrador, pero a cambio, la Administración de Trump se comprometerá a enviar mucha más ayuda económica a Centroamérica. La meta del Gobierno mexicano es cerrar el acuerdo a más tardar en mayo del año que viene, para poder ver resultados tangibles en 2020. Para esto, el Gabinete de López Obrador intenta presionar recordando a sus homólogos que actualmente hay 9.000 migrantes varados en la frontera, un número que probablemente seguirá subiendo en los próximos meses.

Asimismo, esta semana México y los tres países del Triángulo Norte de América Central presentaron en la cumbre migratoria de Marrakech, Marruecos, una estrategia que trata de mejorar las condiciones de vida de los migrantes, mientras intenta evitar su partida hacía EE UU. El ambicioso plan fue redactado en colaboración de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), e incluyen la concesión de visados especiales para los migrantes que quieran permanecer en México, donde tendrán acceso a servicios de salud y proyectos sociales. Pero para que este proyecto salga a flote necesitará que Washington lo apoye.

Con menos de dos semanas en el poder, la cuestión migratoria se apodera de la agenda del Gobierno mexicano. Pero esta preocupación viene desde muy atrás, ya que desde que Obrador ganó las elecciones, empezó a formar un plan sólido para presentar a EE UU y lograr salir del paso de una cuestión que promete dificultar las relaciones de ambos países. @mundiario

López Obrador y Trump intentan buscar una salida conjunta a la crisis migratoria
Comentarios