Buscar

Un juez revoca la negativa de asilo a inmigrantes que cruzaron por un tercer país antes de llegar a EE UU

Es así como la agenda proteccionista de Trump pierde fuerza a medida que la pandemia de coronavirus continúa alterando la economía del país.
Un juez revoca la negativa de asilo a inmigrantes que cruzaron por un tercer país antes de llegar a EE UU
Inmigrantes caminando hacia la frontera de México con Estados Unidos / Univisión.
Inmigrantes caminando hacia la frontera de México con Estados Unidos / Univisión.

Los planes del presidente estadounidense, Donald Trump, para erradicar la inmigración de su país y convertir a la potencia norteamericana en un sistema socioeconómico altamente proteccionista, ultranacionalista y ultraconservador, se han visto retrasados y ralentizados por la fortaleza del sistema institucional, el Estado de derecho y la separación de poderes de la nación.

Y es que un juez federal de Washington DC bloqueó la noche de este martes una regla migratoria implementada por el gobierno de Trump el año pasado que niega el asilo a personas que cruzaron por un tercer país y no pidieron la protección en este antes de llegar a Estados Unidos.

Esto implica que el Gobierno no podrá deportar ni rechazar la petición de asilo a los inmigrantes que tomaron una ruta alterna distinta al paso de México hacia EE UU para poder tocar suelo estadounidense. 

El juez de la Corte del Distrito de Columbia, Timothy J. Kelly, falló a favor de las organizaciones defensoras de derechos de los inmigrantes y solicitantes de asilo, quienes argumentaron que “la regla, conocida como norma de tránsito de terceros países, viola la Ley de Inmigración y Nacionalidad (INA). Esta norma fue publicada conjuntamente por los Departamentos de Justicia y de Seguridad Nacional. 

Concretamente, esa norma trastoca el ordenamiento jurídico migratorio debido a que niega el derecho al asilo y al estatus legal a personas que por el simple hecho de no haber entrado por vía directa a EE UU, son deportadas o rechazadas en sus trámites. Es decir, si una persona se dirigió primero a Guatemala para luego recalar en México y de ahí entrar a EE UU, esa norma le negaba el asilo, pero el fallo del juez Kelly les otorga un blindaje jurídico que les permite a los solicitantes resguardar su estatus en espera de aprobación.

Es así como la agenda proteccionista de Trump pierde fuerza a medida que la pandemia de coronavirus continúa alterando la economía del país y ese efecto de inestabilidad interna le resta a EE UU su liderazgo geopolítico e internacional, lo además le cierra flujos financieros esenciales a Trump para continuar con su plan de anulación de la inmigración, aunque la justicia estadounidense le pone un contrapeso muy fuerte, evidente y contundente. @mundiario