Buscar

Exigen al Gobierno de EE UU que deje de “mantener como rehenes” a los menores inmigrantes

Trump ha convertido la salud pública en su principal pretexto político para justificar su retórica antimigratoria en su agenda de jerarquización socioeconómica dentro del sistema migratorio estadounidense
Exigen al Gobierno de EE UU que deje de “mantener como rehenes” a los menores inmigrantes
Niños inmigrantes de origen latinoamericano detenidos en la frontera de EE UU con México /  El País.
Niños inmigrantes de origen latinoamericano detenidos en la frontera de EE UU con México / El País.

La política migratoria estadounidense no deja de ser radicalmente estricta. Ya sea por sesgos sociales, políticos, económicos o culturales, la Administración Trump deja cada vez menos espacio para que los no estadounidenses logren hacerse un espacio en el complejo sistema socioeconómico del país norteamericano.

Es por ello que activistas y organizaciones que defienden los derechos de los inmigrantes están exigiendo al Gobierno de Donald Trump que “deje de mantener como rehenes a inmigrantes menores de edad”, quienes, según la denuncia de las ONGs, son detenidos en la frontera en el momento de pedir asilo, encerrados en hoteles y luego deportados.

Esto implica las medidas policiales dentro de la zona fronteriza se ha excedido en el uso de la fuerza para su traslado a centros de procesamiento legal que agilizan las deportaciones.  

“En lugar de acoger y cuidar a los niños solicitantes de asilo, como lo exige la ley, la Administración Trump los mantiene como rehenes en lugares no revelados y los expulsa sin el debido proceso. #FreeTheFamilies”, dice el Proyecto de Derechos Civiles de Texas (Texas Civil Rights Project) en su cuenta de la red social Twitter, según reseñó la cadena Univisión.

En otro mensaje, la organización pide a los miembros del Congreso que investigue lo que define como “detención ilegal de niños y solicitantes de asilo por parte de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE)”. Según la denuncia de la ONG, esta es “una práctica que se ha venido incrementando desde marzo cuando el Gobierno decretó una emergencia sanitaria a nivel nacional por la pandemia del coronavirus y cerró la frontera”.

Trump ha convertido la salud pública en su principal pretexto político para justificar su retórica antimigratoria en su agenda de jerarquización socioeconómica dentro del sistema migratorio estadounidense. @mundiario