Buscar

EE UU implementa una nueva regla sobre DACA dos meses después del fallo de la Corte Suprema

DACA les otorga además una autorización de empleo que antes se renovaba cada dos años, pero ahora lo harán cada año. 

EE UU implementa una nueva regla sobre DACA dos meses después del fallo de la Corte Suprema
Manifestantes inmigrantes protestan frente a la Corte Suprema de Justicia de Estados Unidos, en la capital Washington DC / Miami Mundo.
Manifestantes inmigrantes protestan frente a la Corte Suprema de Justicia de Estados Unidos, en la capital Washington DC / Miami Mundo.

La inmigración seguirá restringida por parte del Gobierno de Donald Trump. Estados Unidos no quiere más inmigrantes, pues el pretexto de la salud pública como nueva herramienta política del jefe de la Casa Blanca se ha convertido en la válvula administrativa con la que el presidente regula a cuentagotas los últimos flujos de inmigrantes que son legalizados en el país antes de que se detenga por completo el servicio migratorio debido a la falta de financiamiento y presupuesto de Washington hacia el USCIS (Servicio de Inmigración y Ciudadanía), que la semana pasada anunció el despido de 30.000 empleados por la austeridad económica del organismo por omisión política de la Administración Trump.

Ante ese contexto, el mencionado servicio de inmigración anunció este lunes la implementación de un nuevo reglamento sobre la Acción Diferida de 2012 (DACA) y reiteró que “rechazará” las solicitudes de aquellos que nunca se han registrado en el programa.

Esto implica que ya no habrá más oportunidades para que las franjas socioeconómicas que se sitúan en el umbral de vulnerabilidad del sistema desigual del país norteamericano, no podrán apelar a su condición de llegada a Estados Unidos durante su infancia y de su formación educativa en el país para aspirar a la obtención de la residencia legal permanente.

La nueva norma se activa poco más de dos meses después que la Corte Suprema de Justicia mantuviera vivo el programa, cancelado el 5 de septiembre de 2017 por el gobierno de Donald Trump y restablecido por al menos cuatro tribunales que desestimaron las razones por las cuales el ejecutivo eliminó el beneficio migratorio. 

Esta medida es producto de una aclamada política que convirtió al Gobierno de Barack Obama en un estandarte de la inmigración en Estados Unidos, pues el ex presidente demócrata fue quien diseñó y logró la aprobación de ese sistema que inserta en la vida socioeconómica estadounidense a los inmigrantes de cualquier origen que llegaron al país siendo niños.

Si bien la decisión del máximo tribunal de justicia restableció el programa en los mismos términos que se encontraba cuando fue activado hace ocho años, a finales del pasado mes de julio la Casa Blanca dijo que “las renovaciones se harían caso por caso, pero no se otorgarán permisos de viaje y no se aceptarán nuevas solicitudes”, según reseñó la cadena Univisión.

La Oficina de Ciudadanía y Servicios de Inmigración (USCIS) corrigió algunos lineamientos y dijo que “a partir de este 24 de agosto activaba un nuevo reglamento del programa que difiere las deportaciones de poco más de 650,000 jóvenes que llegaron a Estados Unidos antes de los 16 años”.

DACA les otorga además una autorización de empleo que antes se renovaba cada dos años, pero ahora lo harán cada año. 

El controvertido y ultraconservador mandatario estadounidense insiste en configurar su esquema de jerarquización socioeconómica y política de la inmigración para convertir a Estados Unidos en una nación menos diversa y más propia del paradigma nativo del sistema de vida originalmente norteamericano y anglosajón en el marco de su estructura capitalista posmoderna y proteccionista. @mundiario