La crisis de los migrantes haitianos en la frontera de EE UU desata un escándalo político

Un guardia hostigando a un migrante haitiano en la frontera. Twitter @Haitienesp
Un guardia hostigando a un migrante haitiano en la frontera. Twitter @Haitienesp
Las impactantes imágenes de los guardias fronterizos persiguiendo a los inmigrantes a caballo encienden las alertas de la ONU, que acusa a Washington de violar las normas internacionales. 
La crisis de los migrantes haitianos en la frontera de EE UU desata un escándalo político

Las desgarradoras imágenes que ha dejado la expulsión masiva de haitianos en la frontera de Estados Unidos han conmocionado al mundo entero. La polémica actuación de los guardias fronterizos estadounidenses, que han perseguido a los inmigrantes a caballo al mejor estilo de una caza al hombre, ha desatado un escándalo político que pone todos los focos sobre un mismo punto: la administración de Joe Biden.

El Gobierno estadounidense inició el pasado domingo 19 de septiembre la deportación masiva de unas 15.000 personas retenidas en un campamento improvisado bajo un puente en la localidad de Del Río, en el sur de Texas. La caravana, formada mayoritariamente por haitianos, logró entrar en territorio estadounidense luego de cruzar México, donde el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador intentó mantenerlos bloqueados, sin éxito. 

Washington avisó que los migrantes que llegaran de manera ilegal a la nación serían “devueltos” a sus países de origen. “Si viene a Estados Unidos ilegalmente, será expulsado. Su viaje no va a tener éxito y habrá puesto en peligro su vida y la de su familia”, dijo en una rueda de prensa en Del Río el secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas. Pero no fue hasta que se difundieron las impactantes imágenes de la deportación masiva, capturadas por el fotógrafo de la AFP Paul Ratje, que la crisis escaló a un nuevo nivel.   

“Estoy consternado por las imágenes de las deplorables condiciones debajo de una autopista de hormigón (que hace de puente) en el Río, donde más de 14.000 haitianos se han aglomerado después de difíciles viajes desde distintos países de América”, afirmó el alto comisionado de la ONU para los refugiados, Filippo Grandi. 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida por AFP Photo (@afpphoto)

 

El responsable ha explicado que para estas expulsiones las autoridades estadounidenses están invocando una política conocida como Título 42, justificada por el riesgo de la pandemia, y que permite deportar automáticamente a inmigrantes irregulares que entran por su frontera sur, sin permitir que puedan presentar una solicitud de asilo.  

Así, la ONU ha denunciado que  EE UU viola las normas internacionales, ya que las deportaciones de haitianos se están produciendo sin que se consideren sus necesidades de protección, lo que podría constituir repatriaciones forzadas. Por su parte, la Oficina de la alta comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, que dirige Michelle Bachelet, ha expresado su preocupación ante la deportación masiva de los migrantes “porque todo indica que no hubo ninguna evaluación individual de sus casos”. 


Quizá también te interesa: 

EE UU supera récord de inmigrantes detenidos solo en junio


 

La crisis divide a los demócratas

La crisis en la frontera ha disparado, además, las tensiones en el seno demócrata. El líder de la mayoría del Senado estadounidense, el demócrata Chuck Schumer, ha instado al presidente Biden a poner fin a las deportaciones masivas de migrantes haitianos, alegando que la política migratoria de su administración responde a actos "detestables y xenófobos", más propios de la Administración del exmandatario, Donald Trump. 

"Todos hemos visto estas horribles imágenes procedentes de nuestra frontera sur, con solicitantes de asilo haitianos, que simplemente buscan escapar de la tiranía (...) siendo recibidos en nuestras puertas con una (indignidad) inimaginable", subrayó Schumer. "Las imágenes de migrantes haitianos siendo golpeados con látigos y otras formas de violencia física son completamente inaceptables. Este comportamiento debe ser abordado y debemos rendir cuentas. Las imágenes revuelven el estómago". 

En el otro extremo, el secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, ha asegurado que los oficiales fronterizos han intentado “manejar el flujo de cientos de migrantes que cruzan el río Grande desde México cerca de Del Río, en Texas”. 

 

Por su parte, el Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos se ha comprometido a “investigar” las denuncias de abusos a migrantes haitianos por parte de los agentes a caballo de la patrulla fronteriza en Texas.

Mientras tanto, Estados Unidos ya ha enviado a cerca de 600 migrantes de regreso a Haití, el país más pobre de América, que afronta una profunda crisis política y social agudizada por el terremoto del pasado 15 de agosto y el asesinato del presidente Jovenel Moise. Muchos de los haitianos que han sido repatriados ya habían abandonado la nación hace años, logrando instalarse en distintos países de Latinoamérica como Chile o Brasil, desde donde emprendieron su peligrosa travesía a por el "sueño americano". @mundiario 

 
 

La crisis de los migrantes haitianos en la frontera de EE UU desata un escándalo político
Comentarios