Buscar

Las restricciones fronterizas extendidas prolongan la agonía de los migrantes en busca de asilo

El Departamento de Seguridad Nacional (DHS) de EE UU dijo que el acuerdo alcanzado con los gobiernos vecinos “limita todos los viajes no esenciales a través de las fronteras”.
Las restricciones fronterizas extendidas prolongan la agonía de los migrantes en busca de asilo
La convulsa frontera entre México y Estados Unidos / Europa Press.
La convulsa frontera entre México y Estados Unidos / Europa Press.

La dinámica migratoria en Estados Unidos es, en buena parte, un reflejo fiel del estado de paralización y bloqueo interno en el que se encuentra el Estado norteamericano debido a los impasses políticos entre demócratas y republicanos en el Congreso por la deriva autoritaria de Donald Trump al cortar de forma indefinida la migración al país. 

Y es que las fronteras entre Estados Unidos, México y Canadá continuarán cerradas para viajes no esenciales hasta por lo menos el 21 de julio debido a la pandemia, anunciaron este martes los tres gobiernos de forma simultánea.

Los tres países conforman una suerte de espacio geopolítico y migratorio en el que, si uno bloquea o cierra sus fronteras, todo el movimiento se trastoca y afecta los flujo de migrantes que se dirigen hacia esas naciones, en especial Estados Unidos, en busca de un asilo que les garantice una mejor calidad de vida. 

La medida busca evitar que el nuevo coronavirus continúe propagándose, que a la fecha ha dejado casi 8 millones de casos positivos a nivel mundial y más de 434,000 muertos, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). 

El Departamento de Seguridad Nacional (DHS) de EE UU dijo que el acuerdo alcanzado con los gobiernos vecinos “limita todos los viajes no esenciales a través de las fronteras” y que, además, la Oficina de Aduanas y Control Fronterizo (CBP) “ya no detendrá a inmigrantes ilegales en nuestras instalaciones de detención e inmediatamente devolverá a estos extranjeros al país desde el que ingresaron: Canadá o México”.

Esta declaración implica que ahora Washington adoptará una política migratoria mucho más estricta que la que ya venía aplicando desde que el presidente Trump anunció la suspensión de la migración a EE UU hace un mes. 

"Cuando tal devolución no sea posible, el CBP devolverá a estos extranjeros a su país de origen”, agregó el organismo estatal. Mientras, más de 60,000 extranjeros que han sido devueltos a México bajo el Programa de Protección del Migrante (MPP) deberán seguir esperando por sus audiencias que fueron suspendidas en marzo, según estadísticas del Servicio de Migración estadounidense. @mundiario