Buscar

Abogados explican por qué Trump no puede reformar el sistema migratorio de EE UU por decreto y sin el Congreso

Trump busca imponer un sistema migratoria hecho a la medida de sus intereses ideológicos y de su convicción de instaurar en el país un esquema socioeconómico de selección social.
Abogados explican por qué Trump no puede reformar el sistema migratorio de EE UU por decreto y sin el Congreso
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, firmando una orden ejecutiva en su despacho en la Oficina Oval de la Casa Blanca, en Washington DC / Prensa Latina.
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, firmando una orden ejecutiva en su despacho en la Oficina Oval de la Casa Blanca, en Washington DC / Prensa Latina.

El sistema migratorio de Estados Unidos está en peligro, pues el presidente de la mayor potencia mundial se rehúsa a respetar la ley y se muestra dispuesta a saltarse los contrapesos institucionales del Estado de Derecho. 

Es por ello que el anuncio hecho por el presidente estadounidense, Donald Trump, el pasado viernes durante una entrevista a la cadena Telemundo, en la que aseguró que aprobará una “reforma migratoria por orden ejecutiva” para crear un “sistema basado en méritos” y ofrecer una vía a la ciudadanía de los ‘dreamers’, despertó preocupaciones críticas entre el gremio de juristas, activistas y defensores de los derechos humanos en el país. 


Quizás también te interese:

Trump anuncia una “reforma migratoria” por decreto para conseguir los votos latinos


Según reseñó la cadena Univisión, abogados, políticos y activistas coinciden en que el presidente no puede cambiar por medio de un decreto el sistema migratorio vigente desde 1965 porque se trata de “una competencia exclusiva del Congreso, ya que las leyes solo pueden ser cambiadas por actos legislativos”, según explicó un abogado estadounidense en casos de inmigración a ese medio en una entrevista telefónica.

Esto implica que Trump requiere obligatoriamente de la discusión, votación y aprobación del Congreso con dos tercios de ambas cámaras (senadores y diputados) para modificar las normas migratorias, pues así lo estipula la Constitución de EE UU.

“No puede hacerlo de esa manera, dijo la abogada Lilia Velásquez, profesora adjunta de la Facultad de Leyes de la Universidad de California, en San Diego, en una entrevista a Univisión. “Pero no podemos confiar en la palabra del presidente”, advirtió la experta. 

Sin embargo, si Trump recurre a la desobediencia legislativa, podría crear una ruptura del orden democrático y constitucional al violar la Carta Magna, la autoridad del Congreso e incurrir en el delito de abuso de poder si llega a imponer una reforma por vía ejecutiva, lo que sería una causal bastante sustentada y sólida como para que los demócratas en el Congreso lleven al mandatario a un segundo juicio político, mejor conocido como ‘impeachment’.

“Lo que puede hacer el presidente es proponer una ley de legalización para los dreamers, presentarla a las dos cámaras del Congreso para su posible aprobación y, si lo hacen, enviar el proyecto aprobado al escritorio del presidente para que la promulgue”, precisó la abogada.

No obstante, ese escenario se torna un tanto utópico debido a la naturaleza política autoritaria y radical de Trump, lo que lo impulsa a ejecutar medidas de forma unilateral actuando de forma desvinculada y al margen de los mecanismos que la ley estipula, tal es el caso de su negativa a permitir la divulgación de sus declaraciones de impuestos y registros financieros.

De esta forma, Trump busca imponer un sistema migratoria hecho a la medida de sus intereses ideológicos y de su convicción de instaurar en el país un esquema socioeconómico de selección social, política, étnica, racial y económica para la aceptación de inmigrantes y nuevos ciudadanos, que él denomina “sistema basado en méritos”. @mundiario