Sólo en Wisconsin

Ternero en Buick
Ternero en Buick
Parece que a mi amigo Obdulio le está afectando el calor del verano miamense, porque me ha traído una gélida y bovina estampa que comparto con ustedes. / Texto de Humor de DosBufones.com 
Sólo en Wisconsin

Acabo de leer una noticia sobre algo curioso que ocurrió recientemente en un pueblo del estado de Wisconsin. Si no sabes dónde está Wisconsin, búscate un mapa de los Estados Unidos y encuentra los Grandes Lagos. Uno de ellos es el Lago Michigan. Fíjate en el estado que está al oeste del lago, o sea, a la izquierda. Ése es Wisconsin. No te molestes en buscar el pueblo de Marshfield, que es donde tuvo lugar el incidente que te cuento: no lo vas a encontrar porque está en donde-el-diablo-dio-las-tres-voces, un lugar en que hay nieve y frío catorce meses al año, para beneplácito de sus habitantes.

Hasta ahí la lección de geografía. Ahora viene la de economía.

Wisconsin es el segundo estado del país en producción de leche y además genera una cuarta parte de los quesos y la mantequilla producidos en los Estados Unidos. Eso te dice que es un territorio en el que hay muchas vacas, todas amantes del frío y la nieve, también para su beneplácito. De lo contrario vivirían aquí en Florida. Pero no, todas están muy contentas allá arriba.

En Wisconsin se ven vacas por doquier, incluso en los McDonald’s. Claro, no necesariamente dentro de los McDonald’s, pero sí en algún que otro coche que espera su turno para que lo atiendan por la ventanilla del drive-through. Y como prueba, ahí está la foto que ilustra este texto. Efectivamente, se trata de un ternero que un señor transportaba recientemente en la parte de atrás de un Buick. Alude el caballero, de nombre Bernie, que lo había adquirido en una feria local y se había detenido en el Micky D para comprar algo de comer porque el trayecto hasta su casa era bastante largo.

Lo que la foto no dice es que el señor de esta historia declaró sonriente que no llevaba un ternero en la parte de atrás del auto, sino tres.

No me quiero imaginar cómo llegó el asiento trasero del Buick a la casa de Bernie. Pero de lo que sí estoy seguro es que los terneros estarían muy, pero que muy contentos de encontrar un lugar acogedor entre la nieve y el frío del estado, para su infinito beneplácito.

Only in Wisconsin.

Sólo en Wisconsin
Comentarios