Buscar

MUNDIARIO

Reescribiendo la historia: Atila, Irakere y Trump

El amigo Obdulio nos trae un nuevo episodio de la serie en la que reinventa las cosas a su manera. Aunque no está muy lejos de la realidad, que conste. / Texto de Humor de DosBufones.com

Reescribiendo la historia: Atila, Irakere y Trump
Atila.
Atila.

Mario Barros

Escritor humorístico.

Cuentan que durante su reciente hospitalización por causa del Covid, nuestro egregio presidente pasaba las tardes mirando videos en su tablet. Un día, sin quererlo, se topó con una vieja grabación de la super banda cubana Irakere y su cerebro empezó a generar: 

¿Yo sí tengo el UNO? ¿Así se llama la canción...? ¡La escribieron para mí...! Qué manera de adelantarse a su tiempo esta gente... ¡Son unos visionarios! Les tengo que mandar una carta de felicitación. Aunque... eso de ser el UNO me recuerda algo que aprendí en la escuela hace muchos años. Un tal... Atila... sí, el chino que se apoderó de medio mundo. Lo que no es raro, porque los chinos siempre han querido conquistar el planeta... Aquí está su foto... Recuerdo que por donde pasaba su caballo no volvía a crecer la yerba. ¡Seguro la fumaba verde...! En fin, al chino le decían Atila el UNO... En eso nos parecemos... Aunque, la verdad, yo soy mucho más grande que él... ¡Yo sí soy el UNO! ¡No me cabe la menor duda...! La gente siempre me recordará como Donald el UNO. ¡Eso sí suena bien! Lo voy a escribir para que no se me olvide. ¡DONALD EL UNO!¡EL UNO...!

En ese momento llegó una comitiva de médicos a examinarlo y el presidente a regañadientes se separó de la tablet, aunque siguió repitiendo lo de ser el primero en alta voz. Uno de los doctores le echó un vistazo al website abierto y se maravilló de que al rubicundo caballero le interesara la historia antigua, en particular la de Atila, el HUNO. Pero más se sorprendió al leer lo que el egregio había escrito. ¿Donald el UNO...?

Entonces el galeno comprendió y, disimuladamente, sonrió.

La ortografía nunca había sido el fuerte del dilecto Covfefe.

Y la historia muchísimo menos. @mundiario