Buscar

MUNDIARIO

Obdulio y su teoría conspirativa

En estos tiempos en que hay teorías conspirativas para todo y por todo, nuestro amigo rehúsa quedarse fuera del juego. / Texto de Humor de DosBufones.com

Obdulio y su teoría conspirativa
¿El símbolo de los Illuminati en el billete de un dólar? / grunge.com
¿El símbolo de los Illuminati en el billete de un dólar? / grunge.com

Firma

Mario Barros

Mario Barros

El autor, MARIO BARROS (Lenguaviva) es profesor universitario, comediante y escritor humorístico cubano-americano. Está en Facebook (Mario Barros Lenguaviva) y, a través de su amigo Obdulio, en Instagram (obdulioduparol). @mundiario

Viene hoy el Obdu a verme y, antes de que pueda decirle “Juan-Gabriel-está-vivo”, me dispara:

—¿Sabías que DosBufones.com tiene una conexión directa con los Illuminati?

Me quedo pensando cómo es posible que una revista de sátira y humor radicada en Miami pueda a estar conectada a una sociedad secreta del siglo XVIII, pero le respondo en negativo, para oírle la disertación.

—Pues te cuento que ese vínculo existe, aunque los editores juren y perjuren que son descendientes de dos cómicos antiquísimos. Pero eso es un cuento chino, una cortina de humo para esconder su tenebroso objetivo.

—¡No me digas! ¿Cómo es eso?

—Verás: los susodichos se han instalado en Miami porque a la Capital del Sol vienen famosos de todo el mundo a vacacionar. Los agarran en fiestas, con un par de tragos encima, y les insertan un chip para controlarles la mente y le hagan propaganda gratis a la revista. Fíjate que en unas semanas ya tienen miles de seguidores en sesenta países, publican en español e inglés y están muy activos en las redes sociales. Además, se burlan de todo lo malo y negativo del mundo. Está claro que quieren reclutar seguidores para su causa.

—¿Y qué causa es esa, Obdu?

—¡La de los Illuminati, viejo! Los editores de DosBufones.com pretenden dominar el mundo a través del humor y la sátira.

—¡No puede ser!

—¡Pues sí que puede ser! Dentro de poco, todos estaremos controlados por ellos. ¡Esos dos bufones nos van a convertir en sus esclavos, chico!

Me quedo petrificado durante diecisiete segundos. Pero entonces me percato de algo que no me cuadra.

—Pero Obdu, ¿tú no eres colaborador de la revista?

—Claro. Pero el cuento no está mal como teoría conspirativa, ¿verdad? ¡Riégalo, que nos conviene!  

Y con la misma da media vuelta y se va.

Y yo me quedo pensando, una vez más: este Obdulio no deja de asombrarme. @mundiario