Buscar

MUNDIARIO

El sueño de Obdulio

Créanlo o no, mi amigo del alma tiene un cierto parecido con John Lennon y Martin Luther King. Aquí les cuento. / Texto de Humor

El sueño de Obdulio
Obdulio sueña. / Barbarie ilustrada
Obdulio sueña. / Barbarie ilustrada

Firma

Mario Barros

Mario Barros

El autor, MARIO BARROS (Lenguaviva) es profesor universitario, comediante y escritor humorístico cubano-americano. Está en Facebook (Mario Barros Lenguaviva) y, a través de su amigo Obdulio, en Instagram (obdulioduparol). @mundiario

Como casi todos los días, el Obdu viene a verme. Esta vez lo hace en una lluviosa tarde miamense. Entra, se para frente a mí y me dispara:

—Hay algo que me ha estado dando vueltas en la cabeza todo el día y estoy tratando de resumirlo en dos palabras.

Y con la misma, empieza a sacar tarjetas de cartón de una carpeta y las pone sobre la mesa. Observo que cada tarjeta lleva una letra escrita. Obdulio las ha colocado en el siguiente orden:

U Ñ S E U O N

Mi amigo juega con ellas, las mezcla y cambia de posición varias veces, hasta que forma dos palabras mágicas:   

U N   S U E Ñ O

Me quedo a-le-la-do ante la manera en que el Obdu ha logrado sintetizar ese algo que ronda en su cabeza. No es difícil entender el mensaje: mi amigo, como Lennon y el Dr. King, también tiene un sueño.

Echo a volar la imaginación y lo veo convertido en un mesías del siglo 21, un líder mundial destinado a salvar a la humanidad de sus propios desatinos e insensateces.  

De más está decir que me siento realmente emocionado.

—¡Obdu, eres un soñador! ¡Serás nuestro faro y guía! ¡Muéstranos el camino, Oh, Tú, El Más Grande! ¡Vierte sobre nosotros tu sapiencia infinita!

Mi amigo me mira extrañado durante unos segundos. Al fin bosteza y me responde:

—No sé de qué diablos estás hablando. Anoche me desvelé y no he dormido nada. Para colmo, Mayeya está limpiando la casa de arriba abajo. Vine a ver si me puedo recostar en tu sofá un rato. ¡Tengo un sueño que no veo!

De más está decir que este Obdulio nunca deja de asombrarme. @mundiario