Buscar

MUNDIARIO

El Elegido

Nuestro amigo del alma, el simpar Obdulio Duparol, nos trae un cuentecito suyo, de esos en que no se sabe dónde termina la realidad y empieza la ficción. / Texto satírico de DosBufones.com

El Elegido.
El Elegido.

Mario Barros

Escritor humorístico.

El hombre se paró sobre un cajón de madera en un parque de la ciudad, y comenzó a hablar. Poco a poco un grupo de personas se le fueron acercando y el hombre, entusiasmado, alzó la voz:  

—¡Está comprobado, señores! ¡La tierra es plana! ¡Los dinosaurios nunca existieron! ¡El sol es el que gira alrededor de nuestro planeta y no al revés! Esos son hechos y no las patrañas, dizque científicas, con que pretenden embaucarnos. ¡La pandemia es un cuento chino! ¡No hay tal calentamiento global! Todos son mitos, leyendas creadas por una élite de multimillonarios que quieren mantenernos sojuzgados, mientras ellos imponen su nuevo orden mundial. ¡Nos quieren como esclavos de sus caprichos y designios! Y por supuesto, todo lo hacen en confabulación macabra con las fuerzas del mal. ¡Para que no podamos ejercer nuestros derechos inalienables! ¡Para destruir la economía de este gran país! ¿Nos vamos a quedar con los brazos cruzados? ¡Por supuesto que no! ¡En mí tendrán un luchador incansable que transformará nuestra nación y la situará de nuevo en el lugar cimero que le corresponde! ¡Nadie puede hacerlo mejor que yo! ¡Yo soy el que más sabe de estas cosas, el más inteligente, el mejor preparado! ¡Estoy destinado a hacer a este país enorme de nuevo! ¡Soy EL ELEGIDO!

El grupo de personas que rodeaban al hombre estalló en vítores y aplausos. Acto seguido, al ritmo de palmadas, comenzaron a repetir conocidas consignas de tres sílabas.

En eso, un señor de traje y gafas oscuras se separó del grupo, sacó un teléfono de su bolsillo e hizo una llamada:

—¡Lo encontré...! Es el tipo perfecto... carismático... envolvente... Dice una caterva de estupideces, pero es precisamente lo que necesitamos. Ahora es un grupito de personas, pero pronto serán miles. Eso es fácil. Con este tipo tenemos ganadas las elecciones del 2024. Y las del 2028 también. ¡Hay setenta millones esperando por el nuevo mesías! Lo van a seguir ciegamente, ya verás.

El señor de traje apagó el teléfono y se volvió hacia el orador, justo en el momento en que el hombre, concluido su discurso, estrechaba manos a diestra y siniestra.  

Sólo entonces guardó el teléfono en un bolsillo del traje y se alejó con una sonrisa bajo las gafas oscuras. @mundiario