Buscar

MUNDIARIO

¡Calvos de todos los países, uníos! (Segunda parte)

Quizás no lo recuerden, pero el año pasado mi amigo del alma fundó una organización que promete hacer historia. Hoy nos trae sus estatutos. / Texto de Humor de DosBufones.com

¡Calvos de todos los países, uníos! (Segunda parte)
Uno de los miembros fundadores de la AMCC. / pinterest.com
Uno de los miembros fundadores de la AMCC. / pinterest.com

Firma

Mario Barros

Mario Barros

El autor, MARIO BARROS (Lenguaviva) es profesor universitario, comediante y escritor humorístico cubano-americano. Está en Facebook (Mario Barros Lenguaviva) y, a través de su amigo Obdulio, en Instagram (obdulioduparol). @mundiario

Viene Obdulio a verme y, antes de que pueda darle las buenas tardes, me dispara:

— ¿Te acuerdas de la AMCC?

— Mmm… ¿la Alternativa Moderada Contra el Coronavirus?

— ¡No, chico! La Asociación Mundial de Calvos sin Complejo. He estado redactando las bases desde que hice el llamamiento. Han sido doce meses de ardua labor, pero aquí está el resultado:

ASOCIACIÓN MUNDIAL DE CALVOS SIN COMPLEJOS / ESTATUTOS

La Asociación Mundial de Calvos sin Complejos (AMCC) tiene como objetivo defender los derechos de los pelones, así como educar a la población sobre las innegables ventajas de carecer de cabello craneal.   

Podrán pertenecer a la AMCC todos los calvos mayores de 18 años que así lo deseen.

La AMCC no discrimina por concepto de género, raza, religión, condición social, inclinación sexual, o mayor o menor cantidad de pelo en la cabeza.

Del punto anterior se deduce que las mujeres calvas también pueden pertenecer a la AMCC.

Es más, hasta los pelúos pueden ser miembros (honorarios) de la Asociación.

La cuota anual para pertenecer a la AMCC es de $50.00 y deberá abonarse con antelación para acceder a los beneficios de la organización.

— ¡Brillante, Obdu! Sobre todo, lo de la cuota anual. Me imagino que algo de esa plata me toque a mí, ¿no? Yo siempre te he apoyado…

— Bueno, yo venía a proponerte que fueras el jefe del Departamento de Contabilidad. Como a ti te gusta sacar cuentas…

— ¡Perfecto!

— Salario mínimo, veinte horas semanales, y sin beneficios. ¿Te cuadra?  

— ¿Pero, Obdu…?

— ¡Lo tomas o lo dejas! Hay una larga cola de aspirantes al puesto.

Tengo la ligera impresión de que mi amigo ha aprendido demasiado bien el arte de ser dueño de empresa en Miami. @mundiario