Buscar

MUNDIARIO

Año Internacional de la Lactancia Materna en Público

A mi amigo Obdulio, siempre preocupado por las causas sociales, se le ha ocurrido una transcendental idea para que este año… pues, transcienda. / Texto de Humor de DosBufones.com 

Año Internacional de la Lactancia Materna en Público
La virgen y el niño, Gerard David, 1490 / themilkmeg.com
La virgen y el niño, Gerard David, 1490 / themilkmeg.com

Firma

Mario Barros

Mario Barros

El autor, MARIO BARROS (Lenguaviva) es profesor universitario, comediante y escritor humorístico cubano-americano. Está en Facebook (Mario Barros Lenguaviva) y, a través de su amigo Obdulio, en Instagram (obdulioduparol). @mundiario

El Obdu me ha enviado el siguiente texto por email:

Como creo que sabes, amamantar en público es legal en los cincuenta estados de los USA. Es verdad que hubo dos de ellos —Idaho y Utah— en los que no fue hasta el 2018 que, por ley, se comenzó a proteger a las madres lactantes. No obstante, en un país tan conservador como éste, es un milagro que los legisladores se hayan puesto de acuerdo en algo.

Así y todo, muchísima gente a estas alturas aún cree que lactar en público es algo molesto, indecente y hasta inmoral. Y no sólo en los EE UU. En otras partes del mundo también, que conste. Lo paradójico es que, en estos tiempos en que la pornografía hace olas en la internet, haya mentes tan conservadoras que se dediquen a criticar una actividad natural y necesaria.

Por todo eso, he decidido declarar este 2020 como el Año Internacional de la Lactancia Materna en Público, para así reafirmar un derecho que nunca debió escamoteársele a las mujeres. El lema será:

¡A LIBERAR EL SENO, MADRES!

Va a ser algo hermoso, sin duda.

Sin embargo, hay dos cosas que me preocupan:

Primero: que siempre habrá un reguetonero que tergiverse el lema y lo convierta en “¡Sácate la teta, mami!”

Segundo: que nuestro egregio e impredecible presidente lo catalogue como una campaña demócrata destinada a fomentar la inmoralidad, y así sumar aún más votos en conserva —es decir, conservadores— en las elecciones de noviembre. 

Si alguna de las dos llegara a ocurrir, que Dios nos agarre confesaos.

Hasta ahí el email de Obdulio. Sólo me resta agregar:

¡Mi amigo no deja de asombrarme!