Buscar

MUNDIARIO

La economía y la felicidad

El coste hundido emocional, se produce cuando decidimos sobre una situación personal, basándonos en lo que hemos invertido previamente.
La economía y la felicidad
Mujer dudando. / Ernest Brillo. / Unsplash
Mujer dudando. / Ernest Brillo. / Unsplash

En el ámbito de la economía y la toma de decisiones de negocios, se denomina coste hundido (o coste perdido) a aquellos costes retrospectivos, que han sido incurridos en el pasado y que no pueden ser recuperados.

Si trasladamos el concepto anterior y lo aplicamos al esfuerzo de continuar en una situación que nos produce infelicidad y nos sentimos incapaces de salir de aquella situación o dejar una relación tóxica, por miedo a perder lo que hemos invertido, significa que hemos «quedado atrapados en nuestra historia», hemos caído en el coste hundido emocional.

El coste hundido emocional, se produce cuando decidimos sobre una situación personal, basándonos en lo que hemos invertido previamente. Por ejemplo, cuando nos quedamos viendo una película que no nos gusta en el cine porque hemos pagado la entrada, a pesar de no estar disfrutándola, decidimos quedarnos y pasar un mal rato ¡durante dos horas!. En el caso de las situaciones de infelicidad o relaciones tóxicas, las inversiones serían factores como: el tiempo, el cariño y la energía.

Permitamos que sea la economía quien nos dé una orientación para resolver con éxito una situación de coste hundido emocional. Para los casos que generan perdidas, la ciencia económica recomienda, valorar los costes prospectivos y hacer un balance inmediato. Si los costes e ingresos a futuro no compensaran las perdidas pasadas, la mejor decisión es cerrar ese negocio.

Si te encuentras en una situación de coste hundido emocional, valora si las perdidas de permanecer en la situación de infelicidad se pueden compensar en el futuro con beneficios, pero ten cuidado en sobrevalorar el futuro. Recuerda que si hay alguien involucrado en tu infelicidad, esa persona solo cambiará si es capaz o es lo que desea por si misma. Nadie tiene suficiente poder para cambiar a alguien más, que no sea a si mismo. Si el balance emocional te da perdidas, debes abandonar lo más pronto las causas que provocan tu situación de infelicidad y buscar nuevos horizontes para tu vida.

Recuerda, tu historia aún no ha terminado de escribirse. No tengas miedo a cerrar un capitulo infeliz; es la única manera de empezar a vivir un nuevo capítulo, una nueva etapa para ser feliz. @mundiario