Buscar

MUNDIARIO

El confinamiento ha reducido la felicidad de los españoles

La mejor recomendación para todos es vigilar nuestra salud mental, comprendiendo que la felicidad es una emoción y por lo tanto fluctúa en función de las circunstancias que nos rodea.
El confinamiento ha reducido la felicidad de los españoles
Mujer. / Stan Madore. / Pixabay
Mujer. / Stan Madore. / Pixabay

Mediciones realizadas por el instituto de la felicidad en Copenhague ha revelado que la felicidad en España ha caído entre 5 a 7 % como consecuencia del confinamiento.

Estas cifras fueron declaradas por Alejandro Cencerrado, quien trabaja como analista senior de Big Data en el instituto de la felicidad. Los estudios realizados atribuyen la pérdida de felicidad de las personas a la preocupación por el futuro, la soledad, la desconfianza en el gobierno y la afectación del modo de vida.

Estos datos también revelan que las recetas positivistas están lejos de abordar las causas que afectan la felicidad real de las personas. Si alguien está sufriendo por la soledad, lo que necesita es recuperar el contacto social y familiar, recibir mensajes como «hoy será un gran día» no resuelve la causa y hasta puede que provoque enfado.

La soledad es un problema que no solo afecta a los mayores, afecta tanto o más a los jóvenes, que a pesar de tener muchos amigos, declaran sentirse muy solos. En este grupo el problema parece tener su origen en la redes sociales, puesto que no parecer feliz se asocia con ser un perdedor.

El contacto humano es uno de los factores que contribuye al bienestar de las personas, por eso en Dinamarca se están llevando a cabo programas para enseñar a los mayores a utilizar tabletas y móviles para comunicarse con sus amigos y familiares. Pero hace falta programas para que los jóvenes reduzcan el uso de las redes sociales y empiecen a interactuar entre ellos.

Las consecuencias del coronavirus no serán solo económicas, también lo serán en lo que respecta al bienestar, la calidad de vida y la salud mental de las personas, que son el motor para el crecimiento económico de todo país.

La mejor recomendación para todos es vigilar nuestra salud mental, comprendiendo que la felicidad es una emoción y por lo tanto fluctúa en función de las circunstancias que nos rodea. Si conocemos a alguien que esté sufriendo soledad durante este confinamiento, una simple llamada puede ayudarle mucho. Hagamos del contacto humano nuestra mejor defensa contra la pandemia. @mundiario