La bichectomía, una cirugía de moda para perfilar el rostro

Mujer modelo. / Pixabay
Mujer modelo. / Pixabay

El objetivo de esta cirugía estética es perfilar el rostro y muchas celebridades parecen estar haciéndolo.

La bichectomía, una cirugía de moda para perfilar el rostro

Muchas fotos de personajes famosos están circulando en las redes, luego de supuestamente practicarse esta intervención estética. Según las imágenes, luego que las celebridades se someten a esta cirugía, sus pómulos lucen más prominentes, por lo que ahora, personas del común, especialmente mujeres, también sienten curiosidad y desean hacerlo.

La bichectomía consiste en una intervención quirúrgica en las que se extraen las denominadas bolas de Bichat, unas bolsas compuestas de tejido grasos que todos los seres humanos poseen en el rostro. El resultado: un semblante con pómulos salientes.

Quienes más desean tener unos pómulos esculpidos parecen ser las jóvenes, cuyas edades oscilan entre los 20 y 25 años, de acuerdo con la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética (SECPRE).

Esta es una tendencia que cada día se observa más en las modelos de diferentes pasarelas, y ahora muchas chicas parecen desearlo.

Sin embargo, se debe tener cuidado con ello, ya que muchas clínicas estéticas lo ofrecen como una cirugía sencilla, cuando la verdad es que puede tener ciertas implicaciones para la salud. Es decir, la bichectomía ha comenzado a banalizarse sin considerar sus consecuencias.

Uno de los riesgos que esta práctica conlleva es que, si bien en principio el rostro se puede percibir más perfilado, a la larga, puede llevar a que la persona tenga un aspecto de envejecimiento prematuro en su cutis. Debido a esto, entre otros factores, muchos médicos prefieren no hacer este tipo de cirugía.

Este tejido adiposo se encuentra bajo los pómulos y cumple la función de amortiguar algunos movimientos, como el de los bebés cuando están en período de lactancia, o los que intervienen en el proceso de masticar. El médico francés, Xavier Bichat, fue quien las descubrió. De allí su nombre.

Cada persona tiene un volumen diferente, obedeciendo especialmente a factores genéticos, sin que esto implique un sobrepeso, pues, quienes tienen las bolas de Bichat de mayor tamaño pueden tener la cara más redonda. Debido a su ubicación, hay nervios fáciles y vasos sanguíneos importantes que las circundan.

Aunque muchas clínicas ofrecen este servicio como no invasivo y rápido, la verdad es que una mala práctica puede incluir riesgo de hemorragias, infecciones, lesiones en la sección donde se encuentra el conducto de la saliva, así como otras en los nervios faciales.

En los peores casos, es posible perder la capacidad de movimientos en el rostro. En definitiva, es una práctica que puede ser de alto riesgo. @isbeliafarias90210 en @mundiario

La bichectomía, una cirugía de moda para perfilar el rostro
Comentarios