La segunda vida de la exprincesa Mako de Japón

Princesa Mako de Japón. RR SS.
Princesa Mako de Japón. / RR SS.
La hija del príncipe heredero japonés vive alejada del lujo y las restricciones de la corte del Crisantemo en Nueva York. Ahora ha encontrado un trabajo temporal que le apasiona.
La segunda vida de la exprincesa Mako de Japón

El año pasado la princesa Mako de Japón dejó sus títulos y riqueza en su país natal por amor. La joven pasó a tomar el apellido de su nuevo esposo, Kei Komuro, y se mudó junto a él a Nueva York renunciando tanto a su título como a la dote que le correspondía tras desvincularse de la monarquía que en la actualidad encabeza su tío, el emperador Naruhito.

La renuncia de Mako fue algo polémica debido a que en Japón, Komuro no gozaba de mucha popularidad debido a deudas contraídas por su madre para pagar sus estudios o por no estar muy presente en la vida de la ahora exprincesa.

En cualquier caso, la pareja siguió adelante y se casó en una pequeña ceremonia donde solo estuvieron ellos. La familia de la princesa no asistió y no se mostraron muy a favor de la boda, pero la depresión que acarreaba Mako terminó por convencer a sus padres para que le dejaran hacer su voluntad.

Mako y Kei salieron de Japón entre una lluvia de paparazzi para refugiarse en Nueva York, donde Komuro trabaja para un despacho de abogados y viven en un exclusivo apartamento de una habitación ideal para ambos. Desde entonces, la prensa ha captado a Mako en su versión más hogareña y relajada. Pero su vida dará un breve giro y es que la exprincesa de 30 años empezará a trabajar como voluntaria junto a expertos del Metropolitan Museum de Nueva York.

La princesa trabaja para preparar una exposición que tiene que ver con el arte asiático. En específico, se trata de una serie de pinturas que se refieren a la vida de un monje del siglo XIII que viajó por todo Japón para introducir el budismo. Aunque a Mako no le pagarán por su gestión, está más que encantada de ayudar ya que esta actividad podría abrirle muchas puertas más adelante.

Mako estudio en la Universidad Cristiana Internacional de Tokio una licenciatura en Arte y Herencia Cultural para luego cursar Historia del Arte en la Universidad de Edimburgo en Escocia y completa su currículum con una maestría en Estudios de Museos y Galerías de Arte en 2016 en la Universidad de Leicester.

Aunque durante su vida adulto estuvo ocupada como representante del emperador, Mako también tuvo la oportunidad de trabajar como investigadora para el Museo de la Universidad de Tokio. Quizás está sea la venta que la exprincesa esperaba para poder empezar a laborar y terminar de dejar atrás su pasado en la realeza. @mundiario

 

La segunda vida de la exprincesa Mako de Japón