Buscar

MUNDIARIO

Los secretos más escandalosos de Tiziano Ferro ahora son develados

Por motivos profesionales, Tiziano Ferro tuvo que ocultar sus sombras, entre ellas la homosexualidad y otras. Ahora, todos las pueden conocer.

Los secretos más escandalosos de Tiziano Ferro ahora son develados
Tiziano Ferro. / Wikipedia
Tiziano Ferro. / Wikipedia

Homosexualidad, bulimia y adicciones, fueron algunas de las verdades más fuertes que el cantante tuvo que ocultar en su camino a la fama.

El cantante italiano, ahora con 40 años, siente que es el momento para dar a sus fanes la verdadera historia de su vida, sin fachadas, siendo tal y como es él: un hombre con sombras y luces. Por ello, este viernes pasado recién se estrenó su documental titulado Ferro, en el que confesó cómo fue su caída en el alcohol, cómo se vio forzado a ocultar su homosexualidad y cómo fue empeorando su bulimia, hasta llegar a vivir situaciones límites que jamás habría podido imaginar.

Tiziano Ferro quiso ser sincero y comentó: “La libertad con uno mismo es fundamental, yo con veinte años ya era famoso y ese ha sido también mi drama”, tal como confesó en la cinta, de la cual no solo quiso que fuese un musical, sino una oportunidad para dar a conocer sus vivencias más personales, así como también pidió que se estrenara en 240 países, a través de Amazon Prime.

Él, ahora con la firmeza de un adulto, y la seguridad de saber quién es, afirmó que la industria lo colocó ante dos caminos, o guardar sus “pecados” bajo una alfombra para poder ser famoso, o revelar la verdad y hacer que los fanes huyeran.

Ya desde adolescente, el cante sufrió en carne propia las secuelas del acoso por no ser tan “masculino”, como los estándares sociales exigían en su entorno. Para ese momento, su peso era de 111 kilos, algo que tampoco encajaba en el medio, sino que aumentaba las burlas de sus compañeros. Más tarde, este sufrimiento le llevó a otro: el de la bulimia.

Y no todo llegó allí, pues, luego le siguió el alcohol y lo que comenzó como algo ingenuo, terminó por convertirlo en un adicto y a entrar en un círculo dentro del cual se hallaba sin escapatoria. Unos pocos reconocieron su problema y le tendieron la mano para ayudarle.

Ferro expresó: “Creo que muchas personas me vieron en dificultades; acabé en hospitales, accidentes o situaciones límites, pero nunca nadie se atrevió a decirme que igual tenía un problema”. En la industria, la ayuda fue escasa, pues, más bien, en ese proceso de ocultar su verdadera identidad sexual, estaba una persona designada para revisar sus maletas y eliminar cualquier atuendo que pudiera ser visto “demasiado gay”.

Ferro ahora sabe quién es, y está seguro que nadie le podrá callar. El estreno de este documental es una prueba de ello. Actualmente, preside una fundación para alcohólicos anónimos y está casado con el estadounidense Victor Allen.

Ya no se esconde, y admite: “Aceptarse significa aprender a confrontarse con la ansiedad, con la depresión, con los traumas, con todo lo que tapamos en favor de la estética y con todo lo que pensamos que debemos eliminar para demostrar algo a los demás”. @isbeliafarias90210 en @mundiario