Buscar

MUNDIARIO

A esto renuncian Meghan y Harry al dejar la realeza

Aunque siguen siendo duques de Sussex, la pareja deja de ser parte de la realeza y su estatus se acerca más al de unas celebridades.
A esto renuncian Meghan y Harry al dejar la realeza
Meghan Markle y el prícncipe Harry, duques de Sussex, junto a su hijo recién nacido Archie Harrison. / Instagram sussexroyal.
Meghan Markle y el prícncipe Harry, duques de Sussex, junto a su hijo recién nacido Archie Harrison. / Instagram sussexroyal.

La reina Isabel II aceptó la renuncia de su nieto el príncipe Harry y Meghan Markle, pero les permirtirá seguir siendo duques de Sussex pero no así Su Altezas Reales... ¿qué quiere decir esto?

Desde la próxima primavera los duques pierden el título de Su Alteza Real (His/Her Royal Highness) puesto que ya no serán parte de la Familia Real y ya no servirán a la Corona. En pocas palabras, Meghan y Harry pierden su estatus real, ya no son realeza. Seguirán siendo duques de Sussex, título que Isabel II les obsequió por su boda. Asimismo, Harry seguirá siendo príncipe y mantendrá el sexto lugar en la línea de sucesión ya que nació como tal y su estatus real solo podrá ser restaurado por un monarca.

La pareja también dejará de percibir fondos públicos del presupuesto soberano que la reina distribuye entre los miembros que trabajan al servicio de la Corona. 

 

Tampoco participarán en deberes reales, incluyendo los actos militares y ya no representarán de ninguna manera a Isabel II. Un golpe seguramente duro para el príncipe habría sido la pérdida de su título de capitán general de los Reales Infantes de Marina que recibió de su abuelo, el príncipe Felipe, quien lo ostentó de 1953 a 2017; además dejará de ser comandante de honor de las Fuerzas Aéreas Reales.

Tampoco serán embajadores de la juventud de la Mancomunidad de Naciones (Commonwealth). Y aunque seguirán habitando en Frogmore Cottage, los duques buscan dejar la polémica atrás al pagar los gastos que tuvo la renovación de la vivienda para que ellos se mudaran.

Como duques podrán mantener sus patrocinios privados a organizaciones y proyectos sociales, además de emprender sus propio camino en iniciativas sociales sin necesidad de pedir permiso al Palacio. No se especificó si acaso el príncipe Carlos seguiría pagando un sueldo proveniente del ducado de Cornualles, algo que finalmente se cree que seguirá haciendo. 

Asimismo, tampoco se conoce aún cómo gestionarán su seguridad ahora que vivirán entre Canadá y Reino Unido. Además, tampoco detallaron si acaso se les permitiría quedarse con la marca SussexRoyal, la misma que registraron antes de su renuncia.

En dicha página publicaron el siguiente mensaje: "En línea con el comunicado de Su Majestad la Reina, en su momento actualizaremos la información sobre los roles y el trabajo de los duques de Sussex. Apreciamos su paciencia y los invitamos a explorar esta página para conocer el trabajo actual de Sus Altezas Reales". Lo que nos deja saber que aún no tienen un futuro completamente definido y no han cerrado las negociaciones con Buckingham.

Otra cuestión es que la salida de Harry deja muy reducido al núcleo duro de la monarquía y destruye los planes de Carlos de Gales, que pretendía reducir a la Familia real cuando llegara al trono limitándose a la familias de sus hijos. @mundiario