¿Qué pasaría si Alberto de Mónaco fallece y su heredero es menor de edad?

Diseño sin título (1)
Charlene de Mónaco junto a sus hijos, el príncipe Jacques y la princesa Gabriella, y el príncipe Alberto II. / Casa principesca de Mónaco.
En teoría, le correspondería a Charlene ejercer como regente hasta que el príncipe Jacques alcance la mayoría de edad, pero existe un poder en la sombra que no permitiría que esto pase.
¿Qué pasaría si Alberto de Mónaco fallece y su heredero es menor de edad?

Los rumores alrededor de la familia Principesca de Mónaco no cesan y muchos se ellos giran en torno a la princesa Charlene de Mónaco que tras un año de ausencia debido a una prolongada enfermedad, regresó en abril a La Roca para seguir ejerciendo como princesa consorte. 

Sin embargo su expresión de infelicidad y la posterior publicación de un incendiario artículo no le ha dado mucha paz a la misma Charlene ni a su esposo, el príncipe Alberto. Un artículo publicado en la revista Voici aseguró que el regreso de la sudafricana estuvo sujeto a un cuantioso acuerdo a donde ella recibiría 12 millones de euros al año para aparecer en distintos eventos junto a la familia principesca, mientras pasaba el resto de sus días donde ella deseara, concretamente en Suiza, donde quiere instalarse de forma definitiva. 

En cuanto a sus hijos, el príncipe heredero Jacques y la princesa Gabriella, permanecerán en Mónaco junto a su padre aunque Charlene los podrá visitar siempre que lo desee. Ahora bien, esta polémica ha desatado una tormenta que tiene que ver con el asunto sucesorio y es que en caso de que al soberano le suceda algo y su hijo y heredero siga siendo menor de edad, sería Charlene quien tome las riendas mientras su hijo alcance la mayoría de edad.

Alberto II de Mónaco tiene 62 años de edad y sus hijos mellizos apenas acaban de cumplir 7 años de vida. Ambos siguen siendo muy jóvenes para llegar a asumir la jefatura del Estado en caso de que a su padre le suceda algo. Charlene en cambio, tiene 44 años y podría en cualquier caso asumir la regencia del Principado en caso de fuerza mayor.

O eso es lo que debería ser en cualquier otra familia real, pero no en la de Mónaco donde existe un tercer poder en la sombra: Carolina de Mónaco. La princesa, hija mayor de Raniero y Grace Kelly, ha ejercido como primera dama en diversidad de ocasiones. Primero durante la muerte de su madre y luego durante la prolongada soltería del principe Alberto. 

Tras la llegada de la princesa Charlene, se ha hablado mucho sobre la relación entre las cuñadas. Se dice que no es muy buena y que a Carolina no le sentó muy bien el hecho de haber sido desplazada por la sudafricana en su puesto como matriarca del clan Grimaldi. En los últimos la Carolina se ha apartado un poco sin dejar de ser un poder importante en La Roca, pero tras la enfermedad de Charlene no solo se le ha visto muy cerca de su hermano, también de sus sobrinos.

 

Pero el trato al que supuestamente llegaron Charlene y Alberto recientemente también tendría que ver Carolina. Según apuntan publicaciones como Bild o la mencionada Voici, si algo le llega a suceder al soberano siendo su hijo Jacques menor de edad, la jefatura del Estado recaería en Carolina y no en Charlene. Está última solo figuraría como madre del heredero y se presentaría en uno que otro acto relevante. Las razones esgrimidas tienen que ver con la misma Charlene, poco interesada en ejercer como regente y más ocupada con sus problemas de salud.

Aunque Charlene haya vuelto, no se le ha visto muy feliz. Llamó poderosamente la atención su ausencia en la escapada del principe y sus mellizos a Disneyland París, pero ni rastro de la princesa triste de Mónaco. En cualquier caso, el principe Alberto goza de gran salud y sería extraño que le sucediera algo antes de que los mellizos alcancen la mayoría de edad. Queda por ver el futuro de Charlene en Mónaco, donde nunca ha parecido estar muy agusto. @mundiario

 

¿Qué pasaría si Alberto de Mónaco fallece y su heredero es menor de edad?
Comentarios