Los puntos claves (y más polémicos) de la entrevista de Meghan y Harry

Príncipe Harry y Meghan Markle, duques de Sussex. CBS.
Príncipe Harry y Meghan Markle, duques de Sussex. / CBS.
Los duques de Sussex no decepcionaron y su entrevista con Oprah Winfrey ha sido un bombazo donde hablaron sobre el racismo en Buckingham, la polémica con Kate o los pensamientos suicidas de Markle.
Los puntos claves (y más polémicos) de la entrevista de Meghan y Harry

Meghan Markle y el príncipe Harry ofrecieron la entrevista más esperada y polémica que ha enfrentado la monarquía británica desde aquella que dio Diana de Gales a la BBC tantos años atrás. Los duques de Sussex se sentaron a hablar con Oprah Winfrey en su recién adquirida casa en California, desde donde Meghan contó su experiencia en Buckingham y las razones del por qué se fueron.

La pareja, muy unida, soltaron varios bombazos que la corte de Isabel II por ahora no ha respondido y que en MUNDIARIO desgranamos punto a punto para que no te pierdas de los puntos más intensos de la entrevista que seguramente pasará a la historia y ha generado todo tipo de reacciones en las redes sociales.

Racismo en Buckingham

Mucho se habló de que los duques de Sussex habían elegido que su primer hijo Archie no tuviese ningún título real. Pero ahora hemos descubierto que todo es falso, puesto que Meghan si quería que su hijo tuviese un título describiendo lo que habría sido el primer miembro de raza mixta que sería tratado como un príncipe.

Sin embargo, la cosa va más allá. Al parecer un miembro de la Familia real estaba preocupado por el color de piel que tendría el bebé al ser Meghan afroamericana. La duquesa asegura que se enteró de esto por Harry y otros miembros de la familia, pero nadie nunca llegó a decirle nada directamente. “Era muy difícil poder ver esas conversaciones como independientes”, aseguró.

“Eso no es decisión nuestra –que Archie tenga un título o no–. Incluso aunque tengo muy claro todo lo malo y todo lo bueno que viene con los títulos… es su derecho de nacimiento, sobre lo que después puede tomar una decisión”, dijo Meghan sobre el título nobiliario que le negaron a su hijo.

“No es su derecho quitárselo. Incluso con esa convención –que permite que todos los nietos del monarca sean príncipes y princesas–, dijeron: 'Quiero cambiar la convención para Archie’. Vale, ¿por qué?”, explicó la duquesa. En cualquier caso, para Meghan era importante que su hijo tuviese el título por una razón importante: la seguridad. 

La polémica por la seguridad

Cuando los duques anunciaron que renunciaban como miembros oficiales de la monarquía el asunto de su seguridad fue tema en tres países distintos: Reino Unido, Canadá y EE UU. Como miembros en activo de la Familia real ellos tenían derecho a mantener una seguridad pagada por el Estado, sin embargo, al dejarla Buckingham podía dejar de brindarles seguridad oficial. La polémica llega cuando se mudan a Canadá y Meghan fue fotografiada siendo protegida por miembros de la policía londinense junto a agentes de la Policía Montada canadiense. Entonces recibieron críticas de ambos países debido a que debido a su renuncia, no era necesarios protegerles.

Ahora bien, Markle y el príncipe Harry han confesado que el asunto de la seguridad venía desde muy atrás. Cuando le negaron el título real a su hijo, también confirmaron que el pequeño no podría recibir protección, algo que para Meghan fue un punto de inflexión importante. El duque confirmó que tras su partida a Canadá "mi familia literalmente me cortó el grifo económicamente”.

En aquel entonces se creía que el príncipe Carlos seguía pagando sus gastos, sin embargo, Harry señala que tuvo que hacer uso de la herencia que le dejó su madre Diana: “sin eso no podríamos haber hecho esto”, afirma.

Una aliada inesperada

Meghan afirma que nunca busco a su marido o la Familia real en Internet y que sabía bien poco de lo que ellos hacían. Cuando le tocó conocer a la reina Isabel por primera vez fue cuando se dio cuenta de las realidades tan distintas de las que venían. Entonces el príncipe Harry le dijo que debía hacer una reverencia, ella le dijo: "pero es tu abuela"; y el respondió "es la reina".

Entonces a Markle le tocó conocer a la reina en el Royal Lodge de Windsor, en casa del príncipe Andrés y su exmujer, Sarah, la duquesa de York. Confiesa que “justo enfrente de la casa practicamos y entramos. Fergie salió corriendo y dijo, ‘¿sabes cómo hacer una reverencia?’... Aparentemente hice una demasiado profunda, no lo recuerdo, y después nos sentamos y estuvimos hablando”.

Con esto, Markle deja saber que hizo buena amistad con Sarah Ferguson y con las hijas de esta, las princesas Eugenia y Beatriz. No sorprende esta revelación si tomamos en cuenta la vieja amistad que tuvo Sarah con Diana y que al igual que Markle, le tocó aguantar muchos golpes dentro y fuera de la familia real.

La polémica con Kate Middleton

Para Meghan, Buckingham estuvo dispuesto "a mentir para proteger a otros miembros de la familia". La duques de Sussex supo que no recibiría protección por parte del Palacio cuando ocurrió la famosa polémica con Kate Middleton. Luego de su boda saltó la noticia de que Markle había hecho llorar a Kate por un tema de los vestidos que iban a llevar las niñas durante la ceremonia, donde estaba incluida la princesa Charlotte.

Meghan desmiente que hizo llorar a Kate anunciando que ocurrió todo lo contrario. “¿Hubo alguna situación que hiciera llorar a Kate?”, preguntó directamente Oprah. “No, no. Ocurrió lo contrario”, dijo Meghan Markle. 

“Unos días antes de la boda, ella [Kate] estaba disgustada por algo relacionado con los vestidos de las niñas, y eso me hizo llorar, hirió mis sentimientos. Pensé que, teniendo en cuenta el contexto de todo lo que estaba ocurriendo esos días, y sabiendo lo que estaba pasando con mi padre, no tenía sentido no apoyarme como estaba haciendo todo el mundo”, explicó la duquesa que sin embargo, dejo bien parada a Kate afirmando que luego se disculpó e incluso le envió flores. “Me envió flores y una nota disculpándose. Hizo lo que yo misma hubiera hecho si supiera que he hecho daño a alguien, asumir la responsabilidad”, agregó. 

Para Markle el problema fue que el Palacio no dejó que ella se explicara e incluso aseguró que Kate habría querido aclarar el asunto, sin embargo, las regias reglas del lugar no les permitieron aclarar el asunto de ninguna manera. En ese momento, la duquesa entendió que no recibiría protección por parte de la corte de Isabel II. “Estoy hablando de cosas sin importancia, pero creo que la narrativa de que hice llorar a Kate fue el comienzo del asesinato de un personaje real. Y ellos sabían que no era verdad. [..] Comencé a entender que no solo no me iban a proteger, sino que incluso estaban dispuestos a mentir para proteger a otros miembros de la familia”, aseguró.

Pensamientos suicidas

Llegamos al que quizás ha sido el punto más duro y polémico de la entrevista. Markle empezó a sentirse deprimida y aislada en Buckingham donde afirma que no tuvo la ayuda que necesitaba, entonces empezó a tener pensamiento suicidas que ella claramente sabía que no estaban bien, pero lo más triste es que cuando pidió ayuda, 'The Firm' (como se le conoce a la Familia real) se lo negó debido a que estaba mal visto. 

“No quería vivir más. Era un pensamiento constante, claro y aterrador”, confesó Meghan, quien afirmó que al momento de querer buscar ayuda médica, le dijeron que “no sería bueno para la institución”. Entonces cuando empezó a ver lo duro que estaba siendo para su esposa estar dentro del Palacio, decidió tomar la decisión más importante de su vida ante el temor de que se repitiera la historia que vivió su madre.

El príncipe Harry fue especialmente duro con su padre, el príncipe Carlos, de quien recordó que dejó sola a su madre en todo el circo mediático. Además, dijo que este dejó de contestarle las llamadas cuando se mudó a Canadá, pero que ahora tienen una relación más cordial.

"La relación está en pausa en este momento. El tiempo lo cura todo, con suerte”, dijo Harry confirmando que actualmente no mantiene una relación muy buena con su hermano el príncipe Guillermo. Y aseguró sentir compasión por su padre y hermano: "Mi padre y mi hermano están atrapados. No pueden irse y les tengo una enorme compasión por ello".

El nuevo bebé

Finalmente llegamos al punto del segundo embarazo de los duques de Sussex, quienes revelaron a Oprah que tendrán una niña y que será el último hijo que tendrán. Por obvias razones no esperan retomar su vida en Londres y mucho menos que la pequeña sea princesa, eso sí, seguramente el duque querrá que sus hijos tengan alguna clase de relación con los hijos de Guillermo y Kate, algo que solo el futuro podrá revelar. Meghan también tuvo la oportunidad de agradecer a su esposo por decidir abandonar la vida que hbaía conocido por ella y su hijo, puesto que cree que esa decisión le salvó la vida. @mundiario

Los puntos claves (y más polémicos) de la entrevista de Meghan y Harry
Comentarios